BaloncestoFarándula

Michael Jordan: “Su alteza del aire” cumple 51 años

El 17 de febrero de 1963, en Brooklyn, barrio negro de Nueva York, nació Michael Jefrey Jordan. Dos años después la familia se trasladó a Wilmington, en el estado de Carolina del Norte. Allí fue donde el pequeño Michael comenzó a jugar básquetbol en compañía de Larry, su hermano mayor, en el jardín de la casa, donde Larry le enseñó los primeros movimientos.

A los 12 años, Michael, mostraba un mejor futuro en el béisbol y recibió el premio “Dixie” al Jugador Joven del Año de Carolina del Norte. Así, ingresó a la escuela secundaria, donde matizaba sus tiempos libres practicándolo junto con el básquetbol. Pero, inicialmente, la altura, fue uno de sus mayores obstáculos Larry Boylan, su entrenador, contaba: “Michael era un muy buen guardia anotador, pero también demasiado pequeño. Medía 1,58m. y sus lanzamientos a menudo eran tapados por sus rivales, mucho más grandes que él…”

Su cuerpo pegó un ligero estirón entre los 12 y 15 años, pero no fue suficiente para ser aceptado en el equipo de la High School; sin embardo siguió creciendo hasta alcanzar los 1 m 98 de estatura y en la Universidad de Caolina del Norte, le concedieron una beca de baloncesto,. llevando a este equipo a ganar el campeonato del Estado de Segunda División.

En 1978 utilizó por primera vez el número 23, que lo acompañaría por casi toda su carrera. Michael Jordan jugaba con la lengua fuera por imitar a su padre, al que admiraba profundamente, e incluso a su abuelo, que hacía lo mismo al trabajar.

En 1983 fue escogido por primera vez para una selección estadounidense. En 1984 los Chicago Bulls se fijaron en él y lo contrataron. Debajo de su uniforme de los Bulls  llevaba puesto el de la Universidad de Carolina porque consideraba que le daba buena suerte.  Jordan llevó a los Chicago Bulls a conseguir su primer campeonato de la NBA en 1991, título que revalidó de forma consecutiva en 1992 y 1993. Para los Bulls fue como sacarse el premio mayor de la lotería. Y también para Chicago, cuyo Ayuntamiento calcula que la presencia de Jordan supuso mil millones de dólares a la ciudad.

Jordan se retiró del baloncesto por primera vez el 6 de octubre de 1993 tras el asesinato de su padre, quien era adicto al juego en el casino y apuestas. La tragedia tuvo efectos inmediatos. Jordan anunció su retirada y se fue a jugar al béisbol con ‘Los Calcetines Blancos’, pero fracasó y el  19 de marzo de 1995 abandonó la pelota caliente béisbol para regresar al baloncesto, a la plantilla de los Chicago Bulls, con el número 45 en lugar de su 23 de toda la vida.

Le apodaron “Air” (el aéreo), intentando resumir su juego, con un salto poderosísimo, capaz de mantenerse en el aire unas décimas de segundo más que cualquiera de los defensores. Todo el mundo admiraba los movimientos acrobáticos y su facilidad anotadora.

Jordan, en su momento, fue considerado como una de las figuras deportivas más lucrativas en la historia publicitaria mundial. Se calcula que generó movimientos financieros por más de 10 mil millones de dólares. La revista Forbes estimó que Jordan había ganado más de 300 millones de dólares en los años noventa. La lista de productos que Jordan ha anunciado abarca campos tan diversos como: ropa deportiva, ropa interior, comida rápida, bebidas, copos de avena, material de golf, automóviles, pilas, telefonía, perfumes, gafas de sol o la lotería del estado de Illinois. Incluso, en 1995, cuando dijo que volvía al baloncesto tras su paso por el béisbol, la cotización de cinco empresas cuyos productos anunciaba (Nike, Sara Lee, McDonald’s, Gatorade Y Wheaties) subió de inmediato 2300 millones de dólares en el mercado de valores.

Pero luego de 13 años de carrera profesional, Michael Jordan, el capitán y conductor base de los Chicago Bulls, el miércoles 13 de enero de 1999, un mes antes de cumplir los 36 años,  anunció su retiro del baloncesto profesional de la NBA.

El 19 de enero del 2000 Michael Jordan, anunció en Washington su regreso a la NBA, como accionista y director de Operaciones de los Washington Wizards. Durante el año 2001 se rumoró en varias ocasiones su posible reintegro como jugador, hasta que finalmente, el 25 de septiembre de 2001, a la edad de 38 años, anunció oficialmente su regreso al baloncesto profesional, con los Washington Wizards.

En aquel entonces, Jordan ganaba unos 40 millones de dólares por temporada, debido a sus contratos de publicidades con 12 empresas. Los productos relacionados con “su alteza del aire”, (como camisetas, muñecos, cromos, zapatillas, videos…) encabezaban los productos más demandados del mercado por los aficionados y las propias firmas no se cansaban de lanzar novedades con Jordan como imagen principal.

Michael Jordan se ganó el reconocimiento como el mejor jugador de baloncesto de la historia y de la NBA con una mezcla de fiereza y cortesía en la cancha y una simpatía dentro y fuera de los estadios. En el pabellón Chicago Center hay un busto suyo con la leyenda: “El mejor que hubo siempre y que habrá jamás”.

Se retiró definitivamente en abril de 2003.

En septiembre de 2009, ingresó al Salón de la Fama de la NBA.

email
Anterior

Poema / El Ring

Siguiente

Dime cómo duermes… y te diré cómo eres