Bellos y Bellas

De las tribunas a la canchas por parte de la mujeres

Después de mucho tiempo como espectadoras, más y más mujeres en Sudamérica se están calzando los botines para saltar a las canchas de fútbol y ganar terreno en el deporte más amado de la región.

El machismo está perdiendo fuerza en grandes partes de la región, mientras las mujeres avanzan en la política y en el mundo corporativo. Y a medida que evoluciona Sudamérica, también lo hace el fútbol.

“Yo era la única mujer del barrio. Era casi una deshonra que una mujer jugara fútbol”, dijo Daniela Pardo, de 25 años y capitana de la selección femenina de Chile.

“Ahora se ve como algo que le sirve a las mujeres para independizarse. En mi comuna soy un ejemplo para las jóvenes”, agregó la mediocampista que nació en una zona pobre de la capital chilena, durante un descanso.

Las mujeres sudamericanas están jugando mucho más y mejor, allanando el camino para convertirse en una fuerza a tener en cuenta en el escenario del fútbol mundial.

La evidencia es más anecdótica que estadística. Funcionarios de la FIFA dijeron que, aunque no hay cifras actualizadas, el fútbol femenino está floreciendo en la región en la cuenta regresiva para el Mundial de Brasil.

El fenómeno es parte de un auge mundial. Hoy, un estimado de 29 millones de mujeres y niñas juegan a nivel global. Pero es especialmente sobresaliente para Sudamérica, una región venerada por su juego de pelota y tristemente célebre por su machismo.

Brasil encendió originalmente la chispa, pero ahora equipos de mujeres en Argentina, Chile, Colombia y Venezuela comienzan a hacer sudar a la potencia del fútbol.

“Este fútbol se ha disparado. Es una goma (obsesión), una pasión, una fiebre”, dijo Felipe Taborda, director técnico de la selección femenina colombiana, quien estima que hasta un 70 por ciento más de mujeres están jugando en su país frente al 2007.

En una escuela de fútbol en Santiago durante una fría mañana de domingo, decenas de niñas de cinco años o más practicaban gambetas, mientras sus cabellos con cola de caballo se balancean.

Javiera Paves, una sonriente niña de 10 años que estaba entrenando, dijo que tenía sólo dos cuando comenzó a practicar pases con su padre entrenador de fútbol y aseguró que le gustaría ganar la Copa del Mundo para Chile.

Y con más equipos escolares, ligas y superestrellas de cosecha propia como la delantera brasileña Marta, chicas como Javiera están pensando a lo grande.

“Ver la Copa del Mundo en Brasil y vivirla con una gran emoción, incluso desde las gradas, animará a todas a ir en busca del mismo sueño en el futuro”, dijo Marta, premiada cinco veces como jugadora del año, en un reciente video de la FIFA.

Los hombres de Sudamérica se han coronado campeones de la Copa Mundial en nueve ocasiones, pero las mujeres de la región aún tienen que levantar el codiciado trofeo.

Estados Unidos, Alemania, Japón y países escandinavos generalmente logran las preciadas medallas.

Con agencia.

email
Anterior

Equipo colombiano, por el oro ante Estados Unidos en el tiro con arco

Siguiente

Lionel Messi renovó con el Barcelona y será el mejor pagado