CiclismoRuta

Falleció Leonidas Herrera, mecenas del ciclismo colombiano

En la funeraria Gaviria de la carrera 13 en Bogotá es velado el cuerpo de don Leo, quien falleció luego de una penosa enfermedad que lo alejó de su pasión, el ciclismo, pero a quien recordaremos por su gran labor en el fomento del pedalismo en Bogotà y Cundinamarca con su emblemàtico club CICLOASES , con su tradicionales chequeos y su carrera bandera, el Clásico Nacional de Turismeros.

A continuación reproducimos una entrevista de la revista Solo Ciclismo, lograda hace un par de meses con don Leonidas Herrera.

En su cédula de ciudadanía aparece como Leonidas Herrera, pero en el mundo del ciclismo se le conoce sencillamente como “Don Leo”. Sigue siendo el director del Club Deportivo Ciclo Ases, adscrito a la Liga de Ciclismo de Cundinamarca y organizador durante más de cincuenta años del famoso Clásico Nacional de Turismeros.

Considerado como uno de los grandes mecenas en la historia del ciclismo colombiano y también uno de los más antiguos y aún vigentes, Leonidas Herrera cuenta a los lectores de Sólo Ciclismo.com, lo que fueron sus comienzos en este deporte, su presente y sus anhelos hacia el futuro

SC. ¿Dónde y cuándo nació don Leo?
LH. En Bogotá, el cinco de enero de 1.932; es decir, tengo 82 años.

SC. ¿De qué manera nace su amor por el ciclismo?
LH. Todo se remonta al año 1.953. En esa época tuve la oportunidad de comprar mi primera bicicleta para ir a trabajar. Pero no tenía la menor idea de que iba a terminar viviendo de lleno en el campo del ciclismo. Unos meses después un amigo me fue motivando para participar en pequeñas competencias de barrio, e incluso a hacer recorridos hasta Cota y Suba.

SC. ¿Cómo nació el Club Deportivo Ciclo Ases?
LH. Se originó en un grupo de amigos que comenzamos a hacer entrenamientos de manera cada vez más organizada; después nos dio ánimo de competir a nivel de Liga teniendo nuestra propia representación allí. De allí nació la idea de conformar un club de ciclismo, pero dudamos mucho de cuál sería el nombre que le pondríamos. Hubo muchas sugerencias, cada uno de los integrantes del grupo propuso un nombre. Finalmente decidimos que quien quedara mejor ubicado en la siguiente competencia, una doble a Chocontá, tendría derecho a bautizar el Club. Y así fue. En el próximo chequeo de la Liga, el mejor de los nuestros fue Carlos G. Arias, así que fue él quien le dio el nombre al Club, tomado de la razón social de una de las bicicleterías que había en el sector. Esto fue en el último semestre de 1.956. Claro que oficialmente, el veinticuatro de febrero de 1.957 es la fecha de su fundación.

SC. ¿Cómo surge la idea de organizar el Clásico Nacional de Turismeros?

LH. Fue toda una odisea. Inicialmente participamos como Club en un intercambio ciclístico que hubo en Medellín, sólo para turismeros, y los resultados fueron bastante alentadores para nosotros. En compensación a la invitación que nos hicieron los antioqueños con todos los gastos pagos, quisimos hacer lo mismo, siendo el Club Ciclo Ases quien tuvo a cargo toda la organización de la carrera, que se efectuó a finales de 1.958. Posteriormente el evento fue creciendo, al incorporarse más ligas a la competencia.

SC. ¿Qué figuras han pasado por el Clásico y por Ciclo Ases?
LH. Por el Clásico, sería interminable enumerar a todos los ciclistas que han pasado por allí, porque en los años sesentas y setentas fueron muchos los que participaron y después fueron de reconocimiento nacional. Pero podría mencionar a Rafael Antonio Niño, Álvaro Pachón, Gustavo Rincón, “pacho” Rodríguez, los hermanos Tolosa, Martín Ramírez, Luis Herrera quien, posteriormente, ingresó a Ciclo Fusa.

SC. ¿Esas grandes figuras han sido agradecidas con Leonidas Herrera, después del paso de los años?
LH. A veces prefiero no recordar esas situaciones. De pronto alguien agradeció algo, pero en términos generales se han dedicado a ser ciclistas o a sus vidas familiares. Son como hijos que se casan, buscan casa y canasto pa´ la plaza, olvidándose de los padres. Incluso los que han ganado millones, se han olvidado de que deben una o dos cuotas en el Club (sonríe).

SC. ¿De todos los ciclistas que ha tenido la oportunidad de conocer, independientemente de si son de Cundinamarca o de otra región del país, cuál de ellos ha tenido la mejor condición físico atlética?

LH. Hay varios. Puedo mencionar a Álvaro Pachón, Luis Herrera, Rafael Antonio Niño. Pero nadie igual a Cochise, quien fue muy bueno en todos los terrenos; definitivamente un corredor completo.

SC. ¿Cómo ve el ciclismo colombiano actualmente?
LH. Regular. De veinte años para acá se ha vuelto elitista. Se piensa mucho en la calidad y costo de la bicicleta.. Las escuelas de ciclismo no han cumplido con las expectativas con las que fueron creadas. Ya son escasos los ciclistas que nacen con “verraquera”, sufridos, con ganas de triunfar realmente.

SC. ¿Ciclo Ases sigue recibiendo el apoyo de las autoridades para realizar los chequeos de fin de semana?
LH. Quizás las Clásicas importantes reciben algún apoyo, no sin antes soportar un sinnúmero de obstáculos. En cuanto a los chequeos de fin de semana, hasta hace unos doce años hubo colaboración de la Policía de Carreteras, posteriormente, al crecer el parque automotor de Cundinamarca, los obstáculos para la realización de esta clase de eventos fueron cada vez mayores. Incluso se nos prohibió pasar por las carreteras principales. Era un delito hacerlo; prueba de ello es que en alguna oportunidad fui detenido por hacer un chequeo. Por todo lo anterior, actualmente hacemos los chequeos sin número que identifique a los ciclistas y tratando de no obstaculizar el tránsito vehicular.

SC. ¿Cómo es la vida de Leonidas Herrera actualmente?
LH. Afortunadamente tengo el fruto del trabajo de tantos años. Conservo mi casa, donde funciona el Club. Y sigo trabajando. Aunque he tenido algunos problemas de salud que me han marginado momentáneamente de mis funciones.

SC. ¿Hasta cuándo lo veremos organizando los chequeos de fin de semana?
LH. Yo creo que hasta el final de este año. Bien es sabido que la vejez no llega sola, y ya debo ir pensando en dedicarme a descansar. Tengo la plena certeza de que mi colaborador actual, Mauricio Acosta, sabrá reemplazarme cuando yo me retire.

SC. ¿Deja como herencia algún hijo o familiar ciclista?
LH. No! Infortunadamente no.

SC. ¿Qué mensaje le deja a los ciclistas?
LH. Hay que volver al ciclismo antiguo, el de verraquera, de coraje, de sacrificio. Que no se piense tanto en recibir dinero sin haber hecho los méritos suficientes. Todo llega en su momento. El problema radica en que reciben cualquier platica y lo primero que hacen es comprar un carro o montar una bicicletería, y no vuelven a entrenar por estar cuidando el carro o por dedicarse a la bicicletería. Y ahí termina todo. Antes duraban quince años; ahora duran ocho e incluso menos.

Deben tener paciencia para obtener resultados. Muchos padres les dicen: “bueno chino, si usted no rinde, mejor póngase a hacer otra cosa”. Y eso no debe ser así. Todo requiere un proceso de maduración, antes de dar los primeros frutos. Hay muchos retiros, antes de dar la verdadera batalla.

Y lo peor de todo, es que ahora no tenemos un líder. Hay buenos ciclistas, pero no se vislumbra uno con condiciones de “monstruo”.

email
Anterior

Tolima sumó al delantero paraguayo Roque Caballero

Siguiente

Colombia venció a República Dominicana antes del preolímpico