Columna LÍDER

Colombia enterró a los elefantes africanos. Venció a Costa de Marfil ” 2 X 1.

Por Rafael Villegas.

Fue un partido durísimo frente a Costa de Marfil  y así lo esperábamos.  Colombia ganó  2 x 1 y  lo hemos disfrutado a más no poder. Por algo hemos acuñado la frase aquella del “que gana es el que goza”.  Y así es en el futbol, y más cuando se alcanza un logro como el que esta selección saborea  en el mundial Brasil 2014, clasificar a octavos de final, igualando lo que conseguimos en el mundial de Italia 90, a falta de un partido frente a Japón. En aquella ocasión hace 24 años un gol de Rincón en esta misma fecha 19 de junio nos clasifico para enfrentar a Camerún en Nápoles.

Colombia clasifica a segunda ronda en Brasil 2014

Colombia como cabeza de grupo no ha decepcionado, y así haya presentado algunas afugías en el sector defensivo, ha demostrado que es un equipo con buen volumen de mitad de campo hacia arriba. La idea de juego frente a los africanos fue correcto, manejar la pelota desde el fondo y jugar rápido a los espacios en la parte de arriba. De esa forma el equipo nacional se le acercó a los marfileños pudiendo marcar un gol de entrada de no mediar la imprecisión de Teo Gutiérrez en el remate final. El fuerte de los de Costa de Marfil sabíamos era su potencia física, de allí que no podíamos ir al choque y menos jugar en el futbol aéreo. La velocidad y el jugar al espacio, nuestra estrategia.

“En  el futbol gana el equipo que menos errores cometa” dice el holandés Johan Cruyff, porque el partido perfecto solo está en la cabeza de ciertos comentaristas que para cualquier situación de juego tienen la solución perfecta.

Curiosamente, porque el futbol es IMPREDECIBLE,  cuando en Costa de Marfil ingresó Drogba, Colombia consiguió los dos tantos. El primero incluso ganándole en el futbol aéreo al “elefante mayor” por anticipo de un jugador menos corpulento y cuyo fuerte no es el golpe de cabeza James Rodríguez.  El partido fue intenso y abierto de principio a fin, Costa de Marfil reaccionó después del gol y se fue con todo al ataque con Gevinho por el sector izquierdo, Drogba arrancando desde atrás y la inclusión de Salomón Khalou para inquietar y romper a Colombia por los costados.

El técnico Pekerman se jugó una carta brava: ingresó a Santiago Arias para marcar por izquierda (¿?)  en vez de Armero y colocó en el campo a Quinterito en un cambio que le dio manejo a la mitad del campo, corriendo a James a la izquierda y a Teo jugando por el centro con Cuadrado que en todo el partido cayó por derecha. El desespero africano por empatar hizo inmenso el trabajo  de Yepes y del golero Ospina.

Juan Fernando Quintero, no lo dude, será uno de los grandes jugadores de este mundial y así lo hizo sentir cuando desde la mitad del campo metió una pelota que pudo ser gol. Después un balón robado en la mitad, toque de James a Quintero y “el pelado” nos regaló un golazo como para tranquilizarnos a todos.  Sin embargo el “elefante” que teníamos al frente era muy pesado y aguerrido;  una maravillosa jugada de Gevinho por izquierda dejó en el piso a Zúñiga,  enganchó hacia adentro y marcó el descuento, 2 x 1.

Yepes se hizo inmenso y Colombia terminó una batalla épica en la cancha de Brasilia. Solo  en ese momento los colombianos que seguíamos el juego nos dimos cuenta que como hace 24 años estamos en la siguiente ronda del mundial.

 

rafael.villegas@colombiasports.net

@lidervillegas

 

email
Anterior

Datos finales de Colombia 2-1 Costa de Marfil

Siguiente

El talento, la cuota ganadora de Colombia