Columna LÍDER

Ganó el mejor. Ridículo lo de Messi

Por: Wilfrido Franco García.

Alemania respetó al fútbol como juego y dio espectáculo. No ganó con trampa artera, ni con oscuridades. No hubo manos negras, como en campeones anteriores. Alemania fue absolutamente el mejor equipo del mundial, por lejos. De principio a fin, por números y fútbol. Siete cotejos, seis victorias, invicto, 19 puntos de 21, un rendimiento del 90,5 %, con 18 goles a favor, la mejor delantera del torneo, y solo cuatro tantos en contra. Con el mejor arquero según la FIFA, aunque personalmente creo que fue Keylor Navas de Costa Rica que solamente recibió dos goles.

Alemania puso junto a James Rodríguez, al verdadero mejor jugador del mundial: Thomas Müller, quien merecía el “Balón de Oro”, y no el adefesio y el ridículo que hizo la FIFA, al dárselo a “Tosferina” Messi. El argentino es un jugador desequilibrante, bueno y puede ser excepcional. Pero nunca será una leyenda, nunca ganó un mundial y en tres orbitales ha fracasado totalmente. Tres mundiales y solo cinco goles anotados. En Brasil 2014, nunca pudo. Jugó por ráfagas, pero inclusive en la final, falló en los momentos determinantes. Se esconde cuando se espera todo de él. James Rodríguez, solo un mundial y seis goles marcados.

Algo va del uno al otro. El uno es argentino y tiene toda la publicidad del mundo a sus pies. El otro tiene el “pecado” de ser colombiano y no de tener a los estúpidos crisoles de los medios de comunicación arrodillados por cupos publicitarios o para vender más camisetas del desteñido Barcelona. Nadie, ni Valdano, ni Sabella, ni Maradona, ni el propio Messi entendieron la payasada de FIFA para darle el tal balón de oro que merecían mucho más futbolistas como Müller, Lahm, Hummels, Neuer, Cuadrado, James, Robben, Vlaar, Van Persie, o los mismos argentinos Mascherano, Romero y De Michelis, que fueron los verdaderos líderes de una Argentina insípida. Finalista o subcampeón que llegó allí, afanado por los arbitrajes y la suerte, y por poco se sale con la suya, dando guerra y patadas, y amparados por el reiterado mediocre arbitraje del italiano Rizzoli que dejó sin expulsar a Garay que lesionó al joven Kramer y a Biglia que junto a Mascherano, molieron a patadas a Schweinsteiger hasta romperle la cara.

Alemania fue por lejos, el mejor de Brasil 2014. Tiene un proceso consecutivo con final en el 2002, terceros lugares en 2006 y 2010. Marcó una jornada épica que nunca se olvidará: el 7-1 ante los locales, algo nunca antes visto y la mayor derrota de la historia para los brasileños y para un equipo local en los orbitales. Histórico. Alemania con ocho, es el equipo con más finales en la Copa Mundo. Cuatro semifinales consecutivas y trece en 18 mundiales donde ha participado. Avasallante. Es el equipo que más cotejos ha jugado en mundiales con 106 y eso que participó dos veces menos que Brasil, selección que ha estado en los veinte efectuados hasta ahora. También es la selección que más goles ha marcado en la historia de los mundiales, cinco más que los mismos brasileños. Jugó fútbol, dejó en claro que Lahm es lateral y no volante, cuando Guardiola quiso desbaratar el asunto y Löw se lo estaba creyendo. También dejó a Kroos como un enorme pasador, a Neuer que no descubrió el arquero líbero pero lo perfeccionó. También confirmó que Hummels es el mejor zaguero central del mundo muy por encima de los desaguisados David Luiz y Thiago Silva, quienes deben tener a los mejores empresarios del mundo, porque valen mucho y juegan poco. Alemania recuperó a Khedira, le hizo justicia a Schweinsteiger, hizo leyenda con Klose como el más goleador de los mundiales con 16 tantos, llevó al olimpo a Thomas Müller a quien le raparon el “Balón de Oro”, descubrió nuevas alternativas como Schurrle, Kramer, Götze y Draxler. Y Alemania fue el equipo que finalmente nos enseñó que la frase “América es para los americanos”, es solo una premisa artera de los gringos para afanarse todo.

P. D.

Para mí la SELECCIÓN IDEAL de Brasil 2014 fue: Keylor Navas de Costa Rica en el arco, Philipp Lahm (Alemania), Mats Hummels (Alemania), Mario Yepes (Colombia), Marcos Rojo (Argentina) en defensa; Javier Mascherano (Argentina), Sami Khedira (Alemania), Bastian Schweinsteiger (Alemania), James Rodríguez (Colombia) en el medio del campo; Arjen Robben (Holanda) y Thomas Müller (Alemania) en ataque.

Grandes fracasos: el arbitraje, la FIFA, Lionel Messi, David Luiz, Thiago Silva y Brasil en general. España que quedó en su plata e Italia que fue un desastre.
Argentina hizo menos puntos que Holanda y Brasil menos puntos que Colombia y Bélgica, sin embargo, quedaron por encima en las posiciones.

De principio a fin, la FIFA hizo ridículos grandes en este mundial que terminó. Elegir a “Tosferina” Messi como el mejor jugador del evento, no da sino para burlas. El mismo jugador se sorprendió por semejante estupidez. Tres mundiales, tres fracasos y solo cinco goles. James Rodríguez, un solo mundial y ya tiene seis goles.

wilfridof48@gmail.com

email
Anterior

La FIFA le entrega a la Selección Colombia premio

Siguiente

Los datos que dejó el Mundial de Brasil 2014