Columna LÍDER

(Opinión) De los de atrás, viven los de adelante

Termina el año y es momento de hacer balances, si vamos al caso del tenis, estos recuentos no encuentran muchas batallas ganadas.

La dupla más importante del tenis nacional, Robert Farah y Juan Sebastián Cabal sacaron la cara en un año oscuro para el deporte blanco ganando dos títulos en la temporada; el primero en el ATP 250 de Sao Paulo, y el segundo en Ginebra, Suiza. La bogotana Mariana Duque también dentro de sus posibilidades hizo un buen año, lo más destacado fue su avance a tercera ronda del US Open , la medalla de oro en juegos panamericanos y su posterior mejor ubicación en el ranking WTA logrando el puesto 78.

La rama masculina encabezada por Santiago Giraldo y secundada por Alejandro Falla y Alejandro González, tuvo un año negro con resultados no solo dispares, sino con niveles individuales muy malos y caídas estrepitosas como la sufrida en Copa Davis ante Japón, que terminó siendo una recordada y dolorosa debacle de Falla ante Taro Daniel y la cuarta eliminación en los play-off para acceder al grupo mundial; Giraldo completó además, a final de temporada dos meses consecutivos (cerca de 7 torneos) sin conseguir una sola victoria.

Al mal momento del tenis criollo, se suma la pérdida del ATP 250 de la capital colombiana el próximo año; noticia que se confirmó tras varios meses de rumores. Se le atribuye este revés a la falta de dinero de patrocinadores, pero también hay parte de responsabilidad en la inasistencia evidente de público a las tribunas del centro de alto rendimiento que, se debió en gran medida al flojo cartel del torneo.

Para resaltar y ponderar, los jóvenes avanzaron en su ilusión de ser las estrellas del futuro del tenis y cachetearon a los llamados jugadores históricos, Alejandro Gómez y Daniel Galán fueron los animadores del ATP 250 de Bogotá llegando a segunda rueda. Eduardo Struvay ganó el Challenger de Bogotá y consagró un remate de año positivo.

El panorama 2016 parece ser gris, se espera que haya mejores actuaciones individuales, que de nuevo en Copa Davis se pueda ganar la final de la zona 1 americana y llegar a los play-off; a nosotros desde las tribunas se nos apetece la urgencia que los resultados aparezcan, sobre todo entre los experimentados que son a la final quienes marcan el camino y aparecen en las primeras planas de periódicos y canales nacionales, porque al juvenil, al que va por el país y por el mundo con una mochila al hombro, no se le da el reconocimento debido, se le relega a segundos y a terceros planos, pero si hacemos honor a la actualidad la gran certeza del 2015 es que: De los de atrás, viven los de adelante.

email
Anterior

Nos faltó el gol y esperamos poder lograrlo en Medellín: Luis Calderón

Siguiente

Comenzó la Copa Mundo de Pista en Nueva Zelanda con participación nacional