Columna LÍDER

Réquiem por el campeón. España del tiki take al jaque mate.

Por Rafael Villegas.

La prole de oro del futbol español ha cerrado un ciclo de éxitos inmortales; alcanzó el título mundial en Sudáfrica 2010, dos  títulos de Eurocopa 2008 en Austria-Suiza y 2012 en Polonia- Ucrania.  Una generación que con su toque revindicó el futbol de talento con jugadores inteligentes y ricos técnicamente como Andrés Iniesta o Xavi Hernández, nominados incluso a ser balón de oro en Europa.

 

España campeona en Sudáfrica 2010

Con la conducción primero de Luis Aragonés y después con Vicente del Bosque quien tomó la posta del “sabio de hortalaza”,  España vivió su mejor época histórica en el futbol mundial. A los triunfos de la “Roja” hay que anexarles los títulos de clubes como Real Madrid y Barcelona en la liga de campeones, la Europa league con el Atlético de Madrid y recientemente con el Sevilla;  en fin una serie de triunfos que a la hora de los balances avalan a estos críos.

Pero ¿qué sucedió? Lo inevitable, el calendario va pasando y cada día que se va deshojando pesa en el físico de jugadores sometidos a un tren infernal de partidos a los que les obliga sus contratos millonarios y la voracidad económica del futbol de hoy.

La selección chilena ganó categóricamente haciendo ver muy mal al campeón reinante que increíblemente  no logró hacer cuatro pases seguidos en ataque y lució incapaz de generar ese tiki take que enamoró a tantos habitantes de este planeta futbol. Gran partido del equipo chileno manejado por su técnico argentino Jorge Sampaoli quien ha demostrado primero en su club la Universidad de Chile y ahora en la selección toda su capacidad de estratega.

A Chile le salió todo en el Maracaná, a España no le salió nada.  Los ibéricos en este mundial no ha marcado un gol y su capitán Iker Casillas tuvo que soportar la goleada de Holanda y dos goles frente a Chile que lo comprometen de manera significativa. Sobre todo el segundo donde como cualquier aprendiz puñeteó al centro una pelota cobrada de tiro libre que le dio la oportunidad a Aranguiz de señalar el segundo gol de los hijos de la cueca. La imagen del gran capitán quedó vuelta añicos en este certamen donde llegó considerado como uno de los mejores goleros del mundo.

España en este mundial fue un equipo frágil en defensa, lento y permeable por los costados y en la mitad donde no lucieron Sergio Busquets  ni Xabi Alonso, figurisimas en Sudáfrica.  Iniesta en la creación no demostró todo lo que dé él se conoce y en la misma tónica estuvo Xavi Hernández en el partido que le correspondió frente a los holandeses.

En ataque la presencia de Pedro más por su insistencia que por su claridad podría ser lo más destacable, de resto Diego Costa fue un fracaso rotundo y lo de David Silva como media punta también.

Se cierra un ciclo de oro para el futbol español de una manera triste y lamentable porque eso fue lo que provocó esta “roja” que estuvo muy lejos de aquella “furia española” que brilló con lujo en el último quinquenio.

Bien por Chile que con futbol moderno y la fuerza moral de su pueblo tan bien representada en la arenga motivacional que le espetaron los 33 mineros chilenos que volvieron a la vida después de 70 días,  han demostrado que cuando se quiere se puede, que a la capacidad natural hay que sumarle convicción porque la fe mueve montañas así esta sea… la del campeón del mundo.

En buena hora para los australes;  a los españoles simplemente agradecerles por su futbol que hoy en Maracaná han interpretado su réquiem final.

rafael.villegas@colombiasports.net

 

email
Anterior

Didier Ya Konan no jugará ante Colombia

Siguiente

Croacia goleó y sueña con la clasificación a octavos del Mundial