Columna LÍDER

Santa Fe está dulce y Millonarios amargo

Por Rafael Villegas.

El clásico 281 de los equipos bogotanos mostró dos realidades bien diferentes. Santa Fe un equipo que está dulce que juega bien y un Millonarios viviendo una crisis de resultados y de incertidumbre administrativa que lo hacen amargo. El resultado 4- 1 no me sorprende más allá de considerarlo largo o ajustado.

 

El técnico rojo Gustavo Costa, ha logrado una transformación notoria en el cuadro albirrojo en solo cuatro meses de trabajo. Este es un equipo diferente al del semestre anterior. Un cuadro que iniciando en su arquero, es seguro en el sector defensivo, con salida por los extremos, de transiciones rápidas de mitad de cancha al ataque y contundente arriba. Su protagonismo en la liga, su estupenda campaña en la Copa Postobon avalan con resultados esta idea futbolística. En la parte física se ve bien a Santa Fe y su jugador emblema Omar Pérez ha vuelto a ser el jugador brillante de torneos anteriores simplemente porque atléticamente responde.

Millonarios por el contrario, está sumido en una crisis de resultados que asusta, lleva 11 partidos sin ganar sumando liga, copa y suramericana. De esta última quedó eliminado prontamente por equipos sin gran fondo futbolístico. La crisis no solo abarca la parte deportiva, sino además el oscurantismo en el cual el equipo se sumerge desde la parte directiva.

Lo de los azules no es gratuito, el timonazo equivocado dado a inicio de año por rencillas internas en la parte dirigencial, abortó el proyecto encabezado por Felipe Gaitán, llevando a los embajadores a la debacle española de los últimos tiempos. El equipo está sin dinero para invertir y lo que se había iniciado con bombos y platillos como una nueva manera de encaminar una empresa futbolística ha terminado en un esperpento administrativo.

Millonarios no está eliminado de la posibilidad de clasificar a la parte final para disputar la Liga, está a tiempo de corregir la marcha. La duda radica en si con esta nomina se podrá lograr. Yo creo que sí; porque si bien es cierto no es lo que todos quisieran allí hay buenos jugadores como para ilusionar una nueva realidad.

Ganó Santa Fe porque hoy es más que Millonarios, por el trabajo mancomunado de un presidente, César Pastrana, comprometido con su equipo y un técnico que conoce bien su oficio. En Millonarios se alberga la esperanza que con la llegada Ricardo Lunari, este aproveche la oportunidad, cuente con la sapiencia y suerte necesarias  para enderezar este Titanic azul y así lograr salvarlo del naufragio al cual parece lo tuvieran condenado los dirigentes de turno.

 

@lidervillegas

www.colombiasports.net

email
Anterior

Los números de la novena fecha de Liga Postobón

Siguiente

Miguel Ángel Rubiano y Carlos Julián Quintero, preparados para el Mundial