Columna LÍDEREventos Especiales

El Efecto Falcao

Durante el último amistoso que la selección colombiana jugó contra la selección española en el estadio Santiago Bernabéu hace ya casi un par de años (febrero de 2011), las gradas estaban repletas de colombianos, que superaban en número a los españoles. Los aficionados pudieron disfrutar de ofertas en entradas de fútbol para ver el partido. España ganó por la mínima  diferencia un partido amistoso en el que importaba poco el resultado. Pero el colorido del graderío era parecido al que presenta en muchas ocasiones el Vicente Calderón. Ambos eventos tienen un denominador común: Radamel Falcao García.

Falcao, el delantero colombiano nacido en Santa Marta, que actualmente juega en el Atlético de Madrid, se ha convertido en un icono que transciende la mera práctica del fútbol. Al ver las gradas durante sus partidos, se puede distinguir colombianos que acuden al estadio de toda condición. Es frecuente encontrar ofertas en Internet, en el portal de Groupon y en otras similares. No sólo aglutina aficionados al deporte de la pelota, sino compatriotas que ven su nacionalidad excelentemente representada. Falcao ha sido siempre un emigrante que se ha ganado su valor con trabajo y honestidad.

Desde su época en River Plate, pasando por el Oporto y ahora en el Atlético, Falcao ha marcado las diferencias. En cada lugar que pisó fue el máximo goleador y en acabó siendo querido por la hinchada. Sus valores humanos no han pasado desapercibidos. Ni un mal gesto hacia el contrario, afán de superación, humildad y agradecimientos a los que le han acompañado.

Todos estos valores han sido interiorizados por la comunidad colombiana en el extranjero, que ven a Falcao como un ejemplo de conducta y la manera de convertirse en activos sociales integradores y respetuosos con otras culturas. Además, Falcao exhibe en las redes sociales (@FALCAO) dos características: Su condición de colombiano y su faceta religiosa, agradeciendo siempre a Dios sus éxitos deportivos y personales. Eso, en una sociedad en la que el 93% de la población se declara católica, es otra manera de generar empatía.

Se mire por donde se mire, Falcao es el futbolista más influyente en una comunidad específica en el mundo. Ni Lionel Messi ni Cristiano Ronaldo, que pueden ser catalogados como fenómenos mundiales, tienen una influencia tan extraordinaria sobre un grupo de personas. Los colombianos tienen ahora dos banderas, la amarilla, azul y roja, y Falcao, el mejor delantero centro del mundo.

email
Anterior

Hoy, 8 p.m. Acompaña al DIM en su Noche Clamorosa

Siguiente

Primera fecha del Torneo Postobon I - 2013