Columna LÍDEREventos Especiales

Las ventajas de Reynaldo Rueda con Ecuador para enfrentar a Colombia

El juego de Colombia frente a Ecuador en esta eliminatoria Brasil 2014, es un reto especial para Reynaldo Rueda. Y es que tal como se ha encajonado en una frase, para cualquier técnico- cualquiera sea su nacionalidad,  enfrentar a la patria de nacimiento y defender profesionalmente los colores de otro país produce  sentimientos encontrados que afloran en estos momentos.

Rueda conoce de memoria a los jugadores nuestros, ya que muchos de ellos fueron sus pupilos, y como lo aseguró Freddy Guarín,  él se convirtió prácticamente en un padre. Situación que no extraña conociendo la calidad humana de Rey.

El conocer a los jugadores colombianos es la  primera ventaja que tiene Reynaldo para enfrentar este partido. Sabe de sus condiciones no solamente porque hizo parte de la formación de ellos en selecciones juveniles,  sino porque también  los dirigió a nivel de mayores  cuando en la eliminatoria para  Alemania 2006 le entregaron un chicharrón refrito que dejaba “Pacho” Maturana de mal inicio en esa eliminatoria. Rueda recuperó gran parte del camino pero la “sapiencia” al calor de los resultados hizo que Luis Bedoya, presidente de la Federación,  lo sacara por la puerta de atrás sin ningún tipo de decoro o respeto por un entrenador serio, graduado y formado en Alemania.

Pero la vida es así, después Rueda se marchó a Honduras y clasificó al equipo centroamericano al mundial convirtiéndose en héroe nacional “catracho”, a tal punto que hoy tiene doble nacionalidad. Mientras tanto, algunos “sabios” aquí en Colombia, vociferaban y  se encargaban de menospreciar esa clasificación. Para Rueda debe ser interesante y motivante estar al frente del presidente federativo que tan mal lo trató, y poder hoy por lo menos, llevarlo a la reflexión de su pésimo manejo en ese momento.

Ahora viene con Ecuador peleando la posibilidad de ingresar directamente al mundial. Los ecuatorianos llegan con 21 puntos, y de sacar resultados en esta serie de dos pártidos, el segundo frente a Bolivia, podrá Ecuador llegar de nuevo al mundial por tercera vez de la mano de técnicos colombianos:  Hernán Darío Gómez,  Luis Fernando Suarez y ahora Reynaldo Rueda.

Ventaja indiscutible de Rueda es su capacidad estratégica para parar  sus equipos, como hombre estudioso que es, seguramente tiene planificado toda una telaraña táctica para desconectar la potencia goleadora de Colombia y explotar las indudables falencias que presenta en defensa. Porque a pesar de ostentar  la valla menos vencida de la eliminatoria los baches defensivos son innegables y sólo permanecen ocultos ante la tremenda capacidad de David Ospina.

Conocer  Barranquilla, saber cómo se juega allí, haber vivido experiencias anteriores, le dan a Rueda tranquilidad  para afrontar el compromiso. Lo que no sepa, seguramente se lo ha hecho saber Alexis Mendoza, un hombre de  la casa  que con Junior y  la Selección ganó títulos y clasificaciones en el estadio Metropolitano.  El cuerpo técnico de Ecuador está “curado de susto”.

La selección ecuatoriana es poseedora –como nosotros- de una gran camada de jugadores que también militan en el exterior. Su mejor hombre juega en el Manchester United de la liga premier inglesa y el mejor nuestro juega en el recién ascendido Mónaco, para que no nos vayamos equivocando en el momento de hacer comparaciones.  Ahora bien, de la lista de convocados por Rueda 15 juegan en la liga local, lo que supone para el técnico un seguimiento más directo y para los jugadores menos horas de vuelo que constituyen un desgaste físico aparte de un cambio metabólico  para su acondicionamiento físico.

Es un orgullo  inocultable que nuestros jugadores estén regados por el mundo, pero indudablemente es una desventaja para cualquier cuerpo técnico lograr  amalgamar tantos  y disímiles estilos de jugar.  Solo uno de los titulares nuestros  frente a Ecuador  (Valdés) juega en la liga local.

Aunque parezca cruel,  una  motivación extrafutbolística mueve a Ecuador. La muerte de su goleador Jesús “Chucho” Benítez, quien marcó el gol del triunfo en el partido de ida en el estadio Atahualpa de Quito. Hoy Benítez no está presente de cuerpo pero seguramente sí en la memoria de sus compañeros que saltaran al campo con el “plus” de rendirle un homenaje a su memoria.

Reynaldo ha manifestado  que la gente ecuatoriana espera la clasificación al mundial  frente a Bolivia y no en Colombia. Esto indudablemente le quita presión a la selección vecina que sabe que frente a la poderosa Colombia  en Barranquilla es más lo que tiene que ganar que lo que tiene por perder.  Una ventaja anímica que bien manejada por  el estratega colombiano le podría entregar un mejor desempeño colectivo.

Con siempre ocurre, nuestro excesivo triunfalismo, el celebrar antes de ganar y el agrande desmedido inoculado desde los medios de comunicación, hacen de este partido un juego más complicado.

Esperemos que los aciertos de Pekerman –

http://www.colombiasports.net/2015//eventos-especiales/los-aciertos-de-pekerman

– salgan avante frente a las motivaciones de Rueda en este compromiso que nos puede sembrar de nuevo en un campeonato  mundial después de 12 años.

¡Amanecerá y veremos!

RafaV

rafael.villegas@colombiasports.net

 

¿Te gusta nuestra página?

Síguenos en:        

http://www.facebook.com/colombiasports

https://twitter.com/colombiasports

email
Anterior

De qué depende tu salud

Siguiente

Unión Magdalena sigue en ascenso: derrotó a Bucaramanga