Bellos y BellasFarándulaFútbolSelección Colombia

Esto quedará para la historia de Colombia: Faryd Mondragón

El arquero colombiano hizo historia en el mundial al convertirse en el futbolista de mayor edad en jugar el torneo, después de haber ingresado como sustituto a los 43 años.

Mondragón, cuyo cumpleaños fue el sábado, batió el récord del retirado futbolista camerunés Roger Milla, quien jugó a los 42 años en el Mundial de Estados Unidos 1994.

El entrenador de la selección colombiana, el argentino José Pékerman, hizo ingresar a Mondragón al campo de juego a los 85 minutos en lugar del arquero titular David Ospina en el último partido del equipo por el Grupo C contra Japón. Colombia, que ya estaba clasificada a octavos de final, ganaba 3-1.

El arquero le dio un largo abrazo al entrenador segundos antes de saltar a la cancha.

Lo primero que hice fue abrazarlo y darle un beso porque para mí era como un premio, pues él pudo haber hecho otro cambio hace mucho rato por otro jugador, pero lo aguantó hasta el final y eso es una demostración de confianza, de cariño”, sostuvo.

En su ingreso, Mondragón recibió una impresionante ovación del público y fue reverenciado por el arquero saliente Ospina.

Gracias al profe Pékerman, al cuerpo técnico, a mis compañeros, al país entero, no solamente a los que estuvieron aquí en el estadio. Sentí el apoyo y la felicidad de un país”, dijo el veterano guardameta a periodistas a la salida del estadio Arena Pantanal.

“Esto no es una marca que acaba de romper Faryd Mondragón, es una marca que rompió el fútbol colombiano, esto quedará para la historia para el fútbol colombiano y para todo el país”, agregó al calificar su ingreso como un reconocimiento a su trayectoria.

Mondragón integró el plantel colombiano que jugó los Mundiales de 1994 y 1998, la última vez que la selección “cafetera” había disputado el torneo.

En Francia 1998, Mondragón fue titular en los tres partidos de la fase de grupos, donde Colombia quedó eliminada.

“No estaba programado, había mucha tensión, estábamos concentrados en el partido, estaba disputado y ya cuando hicimos el tercero, el profe se volteó y me dijo ‘alístate que entras’ y bueno, ahí supe que me tocaba”, destacó.

El arquero contó que el récord no fue lo único que le dejó el partido.

“Me llevo un balón que la FIFA me lo obsequió, lo voy a hacer firmar, lo pondré en un museo que tengo en mi casa y quería vivir con mi esposa y mis hijos ese momento, dejar un recuerdo con una foto y disfrutarlo con ellos porque son lo más lindo que me ha dado la vida”.

Con agencia.

email
Anterior

Colombia, con los números perfectos en el Mundial

Siguiente

Resumen mundialista - día 13