Farándula

Hoy recordamos a Emil Zátopek: “La locomotora humana”

“La locomotora humana”, “El hombre caballo” o “el infatigable”, Emil Zátopek, considerado una de las grandes figuras del atletismo del siglo XX, nacido en Kopřivnice, Checoslovaquia el 19 de septiembre de 1922, murió hace 14 años, el 22 de noviembre de 2000.

Su llegada al atletismo fue casual. A los 19 años, trabajaba en la fábrica de calzados Bata, en la ciudad de Zlín, la empresa patrocinaba cada año una carrera en la que representantes del pueblo tenían la obligación de competir.

Zátopek, no tenía ganas de hacerlo, dijo que le dolía una rodilla, pero prácticamente fue empujado hasta la línea de salida, no tuvo más remedio que competir. El primer sorprendido fue él, al ocupar el segundo lugar, cosa que lo motivó a continuar participando en otras carreras.

Zátopek comenzó a entrenarse a sí mismo, ideándose su propio sistema consistente en recorrer distancias corta para ir aumentando gradualmente la velocidad. Entrenaba todos los días la carrera de los diez mil metros, dividida en etapas. Primero realizaba cinco carreras de 200 metros, luego veinte recorridos de 400 metros, y finalmente otras cinco carreras de 200 metros. Además, solía alternar carreras veloces de 100 o 200 metros con trotes en la misma distancia.

En 1945 abandonó el empleo de obrero para enlistarse en el Ejército checoslovaco con la idea de seguir una carrera militar en la cual obtuvo el grado de coronel. Pero no dejó el entreno, lo hacía por las noches.

En los Juegos Olímpicos de Londres 1948, ganó la medalla de oro en 10.000 metros con un récord olímpico y la de plata en los 5.000 metros.

Luego, batió en cinco ocasiones el récord mundial de los 10.000 metros, una vez el de las diez millas, dos veces el de los veinte kilómetros y otras dos el de la hora y una el de los treinta kilómetros.

Pero fue en los Juegos Olímpicos de 1952 celebrados en Helsinki, donde Zátopek se convirtió en leyenda tras  ganar en una semana, las medallas de oro en los 5.000 m, 10.000 m y en el maratón. Algo que hasta ese momento nadie había logrado.

Su esposa, Dana Zátopková, quien curiosamente nació el mismo día que Emil, también fue campeona olímpica. Obtuvo la medalla de oro para Checoslovaquia en el lanzamiento de jabalina en los Olímpicos de Helsinki 1952, y una de plata en los Olímpicos de Roma 1960.

En 1968 Zátopek, manifestó públicamente su rechazo a la ocupación de Checoslovaquia por las tropas soviéticas por lo que fue expulsado de la milicia y obligado a trabajar 6 años en una mina de uranio hasta que se retractó.

Este especialista en pruebas de fondo que logró 18 record mundiales, fue un hombre muy disciplinado, de gran resistencia física, recia personalidad, férrea voluntad y gran tenacidad.

Su fisonomía era desgarbada. Sacudía su cabeza en alto era de lado a lado para soportar el envión que daba con los brazos y  retorcía la cara como si estuviera siendo estrangulando.

Su calzado era inconfundible: competía con  zapatillas de cuero rojo especialmente fabricadas para él por los obreros de la fábrica, a escondidas del patrón.

Desde 1994 un asteroide que gira en la franja situada entre Marte y Júpiter lleva el nombre de Zátopek

El hombre más veloz del mundo en carreras largas a mediados del siglo pasado, alcanzó a recibir muchos homenajes antes de morir de un derrame cerebral el 22 de noviembre de 2000, en Praga… Hace 12 años.

email
Anterior

(Audio) Nairo Quintana irá al Tour de Francia y Vuelta a España

Siguiente

Programación Fecha 3 cuadrangulares Liga Postobon