Farándula

Rigoberto Urán, 28 años de alegría, desparpajo y victorias

Urán no es un ciclista convencional. Es un deportista netamente globalizado pero con esencia y personalidad bien definidas.

En el mundo (y no sólo del ciclismo) ya es reconocido como uno de los personajes más histriónicos y una de las personalidades más carismáticas, capaz de descomprimir la tensión competitiva sin perder la calidad profesional que lo ha llevado a conquistar innumerables victorias desde que empezó a construir su exitoso camino como ciclista.

Nació el 26 de enero de 1987 en el seno de una humilde familia en el municipio de Urrao, Antioquia. Se inclinó por el ciclismo a temprana edad y desde que emprendió su aventura se ha dedicado por completo a ser uno de los mejores corredores del mundo. Y lo ha logrado gracias a una constancia al alcance de pocos, pues aunque hoy es distinguido por ser el líder de uno de los equipos más poderosos del planeta, ha tenido que superar duros percances que estuvieron a punto de frenar su andar sobre la bicicleta.

Sin embargo, su perseverancia le ha entregado recompensas más que satisfactorias que lo enaltecen como uno de los pedalistas colombianos más importantes de la historia.

Pergaminos le sobran: subcampeón olímpico de ruta (Londres 2012), dos veces subcampeón del Giro de Italia (siendo ganador de dos etapas y el primer colombiano en vestir la reputada ‘maglia rosa’ de la carrera italiana) y el primer ciclista nacional contratado para liderar los proyectos deportivos de un equipo Pro Tour.

Ese privilegio fue producto de su gran presentación con el Sky Team en el Giro de Italia 2013, donde tras el retiro de Bradley Wiggins asumió las riendas de la escuadra británica hasta llevarla al subtítulo peleando mano a mano por el título con Vincenzo Nibali.

Pero a todo su mentado palmarés se suma un desparpajo único e inusual con miles de anécdotas y cercanía constante con la gente. Desde convocatorias para entrenamientos a través de sus redes sociales hasta posar desnudo en unas fotografías para contribuir con obras sociales, forman parte de un extenso y variado menú que ha convertido al ciclista en un célebre personaje del deporte.

El efecto ‘Rigo’ es un sello elaborado con el toque que sólo él, con su espontaneidad, ha logrado transformar en algo más que comentarios sueltos o graciosos.

A sus 28 años (de los cuáles 10 han transcurrido en el ciclismo europeo), ha alcanzado la etapa de madurez y reconocimiento a nivel profesional, aunque en el fondo conserve algo de ese infante criado en Urrao.

Por: Éder Garcés – Federación Colombiana de Ciclismo.

email
Anterior

En el Mundial hicimos historia: James Rodríguez

Siguiente

Las seis grandes figuras del Colombia Championship