Fútbol

“Muñeco” a la vista

Por Jorge Marinelli.

Con el Mundial en su etapa final, y con la expectativa que genera y generó ver a Argentina jugar nuevamente una final, el nuevo River de Marcelo Gallardo decidió emprender una pretemporada atípica para los equipos argentinos en la ciudad de Miami.

Parece lejano el título conseguido en el Torneo Final 2014, sobre todo porque quién era su entrenador, Ramón Díaz, decidió dejar el cargo por el desgaste que tenía con la dirigencia que sin hacerlo de manera pública, no estaba de acuerdo con algunos de sus manejos.

La llegada de Marcelo Gallardo (ganador de seis títulos locales y dos internacionales con el club) era un secreto a voces que se terminó de confirmar el 6 de junio cuando fue presentado de manera oficial.

La entidad presidida actualmente por Rodolfo D´Onofrio viene de años convulsionados, el descenso sufrido en  junio del 2011 fue una bisagra en la historia del club que será difícil de olvidar. En la etapa de reconstrucción que comenzó la nueva dirigencia que asumió a fines del 2013 encontró muy rápido un título que River anhelaba casi como el agua. Con la base del equipo que había terminado 17° en el Torneo Inicial 2013, más el refuerzo de Cavenaghi, el equipo se potenció por una buena racha de resultados para lograr el título en el semestre pasado. Ramón Díaz se vio obligado a cambiar el dibujo táctico hasta encontrar en el 4-3-1-2, que se convertía en 4-4-2 cuando Lanzini se volcaba hacia el sector izquierdo y Rojas se cerraba para acompañar a Ledesma en la recuperación. El muy buen rendimiento de los colombianos Balanta, Carbonero y Teo Gutierrez fue decisivo para la conquista del título. Con el buen nivel individual y el esquema táctico mencionado  el “Pelado” terminó dándole una nueva estrella al club.

Del  plantel campeón ya no están Ledesma que decidió dejar la institución tras la salida  del ex entrenador, Daniel Villalba quién continuará su carrera en el fútbol mexicano y falta saber que ocurrirá con Carlos Carbonero, con quién el club ya no tiene ningún vínculo. Tampoco seguirá Leandro Chichizola que terminado su contrato se fue a jugar al Chievo Verona y David Trezeguet que retornó de Newell’s pero le comunicaron que se busque nuevo destino. Marcelo Gallardo llega  como otros tantos entrenadores a lo largo de la historia del club, con un importante pasado como jugador, pero sin tanta experiencia como técnico. Igualmente su paso por Nacional de Montevideo le permitió iniciar su carrera de entrenador y ganar un título local con un esquema que no es muy diferente al que tenía River en el último semestre.

Hoy, con la crisis económica que viven los clubes argentinos y sin la posibilidad de soñar con nombres rutilantes, Gallardo se arreglará con lo que tiene en el plantel, mas el refuerzo de algunos nombres como el del arquero Julio  Chiarini que llega a los 32 años a primera división proveniente de Instituto de Córdoba y el de Leonardo Pisculichi un elegante zurdo que juega de enganche o delantero y acaba de irse al descenso con Argentinos Juniors. 

 

Seguramente el nuevo técnico utilice estos partidos amistosos para ir delineando el perfil del equipo. Con su pasado como jugador formado en las inferiores del club, debe tener claro que el “paladar” del hincha  pide un equipo protagonista, con buen juego y fundamentalmente preparado para pelear en lo más alto de la tabla para recuperar la gloria que supo tener, para volver a River Plate.

email
Anterior

Fabian Cancellara se retira del Tour de Francia

Siguiente

Lista la primera fecha del ascenso