Columna LÍDERFútbol

Anatomía de Colombia rumbo a Brasil 2014

Después de 16 años la selección colombiana de fútbol regresa a la cita mundialista, esta vez para dejar huella.

El argentino José Pékerman al mando del equipo suramericano ha ajustado cada una de las líneas de la escuadra cafetera, un onceno sólido en cada una de sus áreas.

Tal vez la parte más floja de los ‘cafeteros’ sean sus defensores centrales, a veces lentos, pero de resto Pékerman tiene jugadores de los que puede echar mano y ha ensayado variantes para escoger a los que finalmente tendrán la responsabilidad de jugar en Brasil.

Nunca antes Colombia ha dispuesto de un portafolio de atacantes capaces de definir un partido como con esta selección.

Falcao García es un artillero de raza. A donde ha ido, sus goles hablan por él. No menos letales en el marco contrario son Teófilo Gutiérrez, Jackson Martínez, Carlos Bacca y Luis Fernando Muriel.

Uno que llegó a última hora y se ha ganado el puesto como mediapunta es Víctor Ibarbo, del Cagliari italiano, quien se insinúa como fuelle y socio del creativo James Rodríguez, un joven talento que, además de pasar balón como con la mano, tiene gol y pegada en los tiros libres, y juega “de memoria” con ‘el TigreFalcao.

Lo respaldan como alternativas en la creación Macnelly Torres y el juvenil Juan Fernando Quintero. También para dar salida por el carril derecho está Juan Guillermo Cuadrado y en la contención se relevan Carlos ‘la Roca’ Sánchez, Edwin Valencia, Abel Aguilar y Aldo Leao Ramírez.

En la defensa, la oferta es diversa. A dos hombres con gran recorrido internacional, el capitán Mario Yepes y Amaranto Perea, se suman Carlos Valdés, Cristian Zapata y Aquivaldo Mosquera.

Pablo Armero es en realidad un atacante más por la franja izquierda. El juvenil Santiago Arias, ha mostrado enormes progresos y seguramente ocupará la derecha en tanto que Camilo Zúñiga se muestra versátil para ocupar ambas bandas.

Para respaldarlos está el arquero David Ospina, al que Colombia le debe una buena cantidad de puntos porque sus atajadas han bloqueado las intenciones de gol de experimentados delanteros de las ligas europeas y con los que se volverá a encontrar el Brasil.

Luego de sellar su paso a la Copa del Mundo de Brasil, Colombia cerró el año con dos partidos amistosos en Europa. Ganó 2-0, ante Bélgica y empató, 0-0, con Holanda.

Pékerman cree que los suyos podrán hacer “un buen Mundial”.

Con agencia.

email
Anterior

Carolina Tabares, bronce en los 10.000 metros planos en los Juegos Bolivarianos

Siguiente

Asia y Oceanía conversan posible combinación de sus plazas para los mundiales