Fútbol

En Brasil se juega sin control, pero con emoción: Juan Carlos Osorio

El técnico del Sao Paulo, el colombiano Juan Carlos Osorio, afirmó en una entrevista publicada por el diario Folha de Sao Paulo que el juego de Brasil se caracteriza por no tener “control“, pero sí “emoción”.

Osorio, que asumió las riendas del equipo el pasado junio, negó que el fútbol brasileño esté “atrasado” técnicamente, aunque admitió que “no avanzó tanto” como en otros países.

El colombiano resaltó que en los casi dos meses que lleva en tierras brasileñas aprendió que, entre “otras muchas cosas“, en este país tienen “saudade” (nostalgia en portugués), lo que, a su juicio, puede “entorpecer” el progreso de los jugadores.

Los argentinos tienen (saudade) de Maradona, los franceses de Zidane. Y Brasil tiene de Falcao, Zico, Pelé… Eso es bueno, pero también es malo. Entorpece el progreso“, comentó el técnico, de 54 años.

Sobre su adaptación en Brasil, el colombiano recordó que todavía le frena “la barrera del idioma“, ya que, en su opinión, el mensaje “es muy importante” para que los jugadores entiendan su método de trabajo.

Un método que, según explicó, se basa “en las preguntas y respuestas”.

Lo más importante es conocer la opinión del jugador. No se trata de imponer mi decisión, pero sí hacerlos entender que hay otras formas de jugar a fútbol. Mi forma de entrenar está totalmente ligada a mi formación académica”, agregó.

Exasistente de Kevin Keegan en el Manchester City, donde también fue preparador físico, Osorio dirigió en Estados Unidos al Chicago Fire y los Red Bulls de Nueva York.

También ocupó el banquillo del Puebla mexicano y en su país dirigió a Millonarios, Once Caldas y Atlético Nacional, del que salió con una efusiva despedida.

En su paso por el Sao Paulo, que navega en medio de la clasificación del Campeonato Brasileño, Osorio espera ser reconocido como un “profesional consagrado“.

Con agencia.

email
Anterior

Astros arremetió contra los antioqueños y los derrotó en casa

Siguiente

Juan Sebastián Cabal y Robert Farah, subcampeones del ATP 250 de Bastad