FútbolSelección Colombia

Las lágrimas de un guerrero llamado James Rodríguez

Seis goles en cinco partidos, además de dos asistencias, convierten al volante colombiano, en el mejor jugador de la tricolor y en una de las sensaciones del Mundial.

“Cumplimos los sueños que teníamos” dijo el jugador del Mónaco, de 22 años, tras la eliminación de su equipo. “Qué pena que tengamos que irnos. Queríamos seguir, pero estamos bien”.

“Estoy llorando porque dejamos todo adentro”, explicó.

Grecia, Costa de Marfil, Japón, Uruguay y Brasil, en menor medida, fueron víctimas de los enganches, la fantasía y los goles del cucuteño, de 22 años.

Colombia era uno de los equipos que más expectativas había causado antes del Mundial, tras quedar en segundo lugar en la eliminatoria suramericana, pero pocos esperaban la aparición del joven jugador del Mónaco francés, sobre todo, teniendo en cuenta la baja de Radamel Falcao.

Pero fueron sus goles, su desequilibrio y liderazgo en la cancha, los que partido tras partido lo pusieron en el foco de todos los medios de comunicación y aficionados del mundo.

Aunque su historia en la Copa Mundial finalizó este viernes, entre llanto y desconsuelo por la derrota, el creativo colombiano se va con el reconocimiento de todo un país, y con una imagen que no pasará inadvertida.

Una vez finalizado el encuentro, Dani Alves, lateral que fue suplente y David Luiz, autor del segundo gol, se acercaron al goleador colombiano para consolarlo por la derrota y para demostrarle el respeto que se ganó con fútbol en la cita mundialista.

“Los hombres también lloran y más en este momento. Estoy muy triste”, alcanzó a declararle a la transmisión oficial de la FIFA, una vez terminó el partido.

“Estamos tristes, pero también tenemos que sentirnos orgullosos, porque lo dejamos todo para seguir en el Mundial. Teníamos toda la fe de poder seguir, pero no se pudo”, agregó aún con llanto en sus ojos.

email
Anterior

Neymar, fuera del Mundial por lesión

Siguiente

Rotativo Nectar Mundial - Julio 4