Columna LÍDERFútbolOpinion

(Opinión) Ganar como sea, la visible matriz en la recta final de las Eliminatorias

La paridad, la irregularidad, los nervios, la ansiedad,  la angustia, los miedos y la tragedia futbolística que sería no clasificar al Mundial, asfixian los estilos propios de las Selecciones, y solamente Brasil logró aplicar su idiosincrasia nata con la llegada de Tite.

Naranjo en flor. En Barranquilla, tras finalizar el duelo ante bolivia, James Rodríguez evocó al poeta tanguero argentino Homero Expósito y clamó: “Primero hay que saber sufrir”, para matizar el partido de su selección y también, de paso, pintar de cuerpo entero este pasaje de las Eliminatorias Sudamericanas. Quedan cinco fechas y la premisa clara, contundente y firme es la de ganar como sea. No importa el cómo y en esta ocasión se manifiesta netamente que el fin justificará los medios.

En cuanto al juego, Argentina tuvo ante Chile el peor partido en Eliminatorias tras el 0-5 que recibió contra Colombia. El combinado dirigido por Bauza metió un gol y, a pesar de tener a Messi, Higuaín, Di María y Agüero, se metió atrás a aguantar el resultado y a tirar pelotazos. El entrenador había manifestado que si Argentina gana los partidos que le quedan por jugar como local, clasificará a Rusia 2018 y parece estar ceñido a cumplir esa profecía, omitiendo todo tipo de rendimiento. Chile, por su parte, mantiene la impronta heredada de Bielsa y Sampaoli, aunque su opacidad ha ganado terreno en los últimos compromisos.

Contra Bolivia, la nación más goleada en esta clasificación, Colombia imaginó apabullar en su casa y sufrió muchísimo más de la cuenta para triunfar. Sin brillo, impreciso, dubitativo, negado, encerrado y carente de imaginación, el equipo de Pékerman pudo haber tropezado duramente. En un caso similar al de Argentina, ante la floja producción colectiva, las individualidades no gravitaron.

Situación similar acontece en Paraguay. En Asunción, los guaraníes sabían que una derrota los alejaba del pelotón y tras tener una ventaja de dos goles, culminaron el duelo ante Ecuador sufriendo y pidiéndole la hora al juez. Justamente el conjunto de Gustavo Quinteros ha tenido una merma considerable en la cosecha de puntos, y aún resiste dentro de los cinco primeros gracias al colchón de unidades logrados en el inicio de la Eliminatoria. Perú, en cambio, parece totalmente eliminado a pesar de que las matemáticas insistan con instalar una remota posibilidad.

Alcanzar la cita mundialista cada vez resulta más difícil en Sudamérica y el objetivo, expresado al menos en esta recta final, es llegar sin importar la existencia de una idea, una intención, un modo o una pequeña brisa de buen fútbol.

 

@GonzaDeFeliche

Anterior

Una lástima el penal, estaba cerca y no fue: Carlos Lampe

Siguiente

Dayer Quintana sufrió una nueva caída, esta vez en la E3 Harelbeke