FútbolOpinionPrimera A

(Opinión) La rebelión de los viejos, por Andrés Castro

Seis fechas jugadas de la Liga Águila, entre las varias conclusiones que deja, cabe resaltar la importancia que han tomado veteranos referentes en varios equipos de la Primera A. ¿Muestra de profesionalismo? ¿Promesas que no cuajan?.

Luego de que se cumplieran más de una cuarta parte de la fase todos contra todos de la Liga Águila II, varios equipos, en la parte alta y media de la tabla, han mostrado un excluyente y resaltable rendimiento de varios jugadores que, en algunos casos, habían sido declarados como exjugadores.

Hay casos muy puntuales. Mayer Candelo, a sus 40 años, se ha convertido en referente en un usualmente juvenil Deportivo Cali. En medio de un mal momento de media cancha hacia adelante, el volante creativo fue la solución en varios partidos, al punto de ser titular en varios encuentros en detrimento de jugadores como Andrés Felipe Roa.

En el flamante líder, Independiente Santa Fe, Omar Pérez, referente histórico, ha sido parte de la solución a la aridez crónica que ha tenido el equipo cardenal en los últimos torneos. A pesar de sus problemas físicos, el argentino cuando ingresa es determinante, mantiene intacta su claridad al pasar la pelota e incluso es protagonista de acciones de gol muy claras. En el otro extremo de la balanza está Kevin Salazar, sensación en Fortaleza y en su debut en Santa Fe, pero que hoy ha sido opacado y cada vez suma menos minutos.

Situaciones diferentes viven Mauricio Molina y Fabián Vargas. “Mao” es ídolo en la hinchada de Medellín y luego de su travesía éxitosa en el extremo oriente, volvió al rojo para jugar sus últimos partidos. En el convulsionado inicio de semestre, en medio de protestas de la hinchada a la directiva por la salida de varios jugadores, la intempestiva llegada de Juan José Peláez, la eliminación en Copa Sudamericana, Molina se ha convertido en el pilar del poderoso, ante la salida de Cristián Marrugo.

Vargas, por su parte, es fundamental en el planteamiento de Luis Fernando Suárez, técnico de Equidad. El centrocampista muestra su jerarquía y largo recorrido hasta que su físico así se lo permite, siendo titular en la mayoría de encuentros.

Los cuatro casos nombrados, muestran un profesionalismo expreso, de jugadores que en su largo recorrido han sido exitosos y que hoy se entregan a sus clubes, pero también pueden mostrar una cosa que conlleva a la otra; los clubes han contratado jugadores que han mostrado talento, pero que, al parecer, no han madurado deportivamente, o han tenido problemas físicos crónicos o simplemente han llegado a un tope en su rendimiento sin dar lo que se espera.

¿Hay que darle espacio a la renovación? ¿Los jóvenes talentosos aún no están listos para la responsabilidad?…

Anterior

Dos colombianos iniciaron el Tour de l'Ain

Siguiente

Con claridad, Colombia venció a Paraguay en el Sudamericano de voley