FútbolOpinion

(Opinión) ¿Porque la FIFA repite partidos y las federaciones no?, por José Borda

La FIFA como máximo organismo del fútbol en el mundo puede repetir partidos por tres motivos; el primero, porqué es el ente rector del fútbol en el mundo y puede tomar este tipo de decisiones siempre que vayan en beneficio de sus campeonatos pues son a nivel mundial.

Segundo, porque en su reglamento de competición interno, por ejemplo, el de las eliminatorias a Rusia 2018 tiene establecido ese ítem, y en casos extraordinarios, aquí están incluidos los errores técnicos de los árbitros, o de fuerza mayor, repite el juego o lo reinicia posteriormente con el marcador y el tiempo por jugarse y; tercero porque los lapsos entre partido y partido son amplios y no se afecta el desarrollo de la competición.

Si una federación nacional quisiera hacer lo mismo, no puede proceder debido a que tendría que solicitarle el permiso por escrito a la Confederación y luego a la FIFA, adjuntando a la solicitud un expediente en el cual indicaría como programar el encuentro nuevamente, haciéndolo de forma práctica y respetando la autoridad del árbitro.

Si le otorgan dicho permiso, deberá incluirlo en su reglamento de competición una vez sea aprobado por todos los equipos participantes en cada país, pues ese parágrafo no está tipificado en la mayoría de estatutos; por último, en caso de decidir repetir partidos cumplidos los dos requisitos anteriores, los campeonatos o ligas profesionales “no terminarían nunca”, pues el tiempo estimado para las fechas en el calendario es muy corto, domingo a domingo y nunca acabarían dichos campeonatos ya que en cada jornada tocaría repetir por bien que les vaya 5 juegos.  Debido a este último ítem ninguna liga profesional en el mundo se arriesga a hacer lo mismo que la FIFA  ¿Quedo claro o lo repetimos?

Anterior

(Audio) El Open de Cali es selectivo para el equipo de Colombia de racquetball en los Bolivarianos: Fernando Cabal

Siguiente

(Audio) Mi contrato, inicialmente, será hasta abril de 2018: Nelson Abadía