Fútbol

Sorteo del Mundial, decisivo para evitar “grupo de la muerte” y viajes largos

Hinchas de los 31 países que llegarán a Brasil para jugar el Mundial 2014 deben cruzar los dedos en el sorteo de este viernes para evitar el “grupo de la muerte” y las largas distancias, con un ojo puesto en el costo de acompañar a sus selecciones en los viajes por el inmenso territorio brasileño.

El sorteo en Costa do Sauipe definirá la conformación de los ocho grupos del Mundial, pero también el camino que cada equipo tendrá por delante en busca de la soñada final en el mítico estadio Maracaná.

Por el momento Brasil, cabeza de serie como país anfitrión, ya sabe dónde jugará la primera ronda: Sao Paulo, Fortaleza y Brasilia. El resto de las selecciones deberán esperar al viernes para conocer su calendario.

A pesar de la dimensión del país, los organizadores del Mundial no dividieron los grupos por regiones, con el objetivo de llevar a los equipos a diferentes sedes. En consecuencia, la estrategia resultó en viajes mucho más largos de los de la última edición del torneo en Sudáfrica 2010.

La dificultad será aún mayor para los hinchas que, a diferencia de las selecciones, no tienen vuelos reservados y dependerán de la red aérea nacional y sus precios inflados durante la Copa del Mundo.

Por ejemplo, si Francia es sorteada como rival de Brasil en el Grupo A, ocupando la posición A2, un hincha que quiera viajar desde París para asistir a los tres partidos de la primera fase para luego retornar a la capital francesa tendrá que afrontar 40 horas de vuelo, pasando por Sao Paulo, Manaus y Recife.

Esa cantidad de horas no tiene en cuenta la espera en los puestos migraciones, embarque, reclamo de equipaje y transporte.

Solo el tramo local implica casi 15 horas de viaje, con dos escalas, a 3.400 reales (en valores de esta semana), casi 2.000 reales más de lo que vale en marzo del 2014.

En un momento de saturación de los aeropuertos brasileños y de complicaciones de tránsito en las ciudades, un viaje así puede tomar la mayor parte del día.

“La situación de los aeropuertos en Brasil es crítica. Los 12 proyectos de aeropuertos comenzaron muy tarde, ninguna ciudad mundialista tendrá su aeropuerto listo para la Copa del Mundo. Las personas serán recibidas en obras de construcción”, dijo Christopher Gaffney, miembro de la Escuela de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Federal Fluminense (UFF) y especialista en planeamiento urbano para grandes eventos.

Incluso los aeropuertos de Galeao (Río de Janeiro) y Confins (Minas Gerais), cedidos a privados el mes pasado, tampoco estarán listos para el Mundial, ya que los consorcios que obtuvieron la licitación asumirán el mando en marzo, apenas tres meses antes del inicio del torneo.

Importantes entrenadores de todo el mundo, como el italiano Fabio Capello, que dirige a Rusia, se quejaron por la extensión de los viajes que habrá que afrontar en el Mundial.

“(Espero) muchos problemas, grandes problemas con el transporte. Vamos a tener que viajar mucho”, declaró Capello cuando se lo consultó en octubre por sus expectativas sobre un Mundial en suelo brasileño. “No sé cómo decidieron que uno juegue en el norte y luego en el sur pocos días después”.

La FIFA ya exigió al Gobierno brasileño que tome medidas para ampliar la oferta de vuelos directos entre las ciudades sede durante el Mundial, y una de las alternativas es abrir el mercado para compañías aéreas extranjeras que actualmente operan vuelos internacionales para el país.

Con agencia.

email
Anterior

Patinaje, el más premiado por Acord Colombia

Siguiente

Arjen Robben, seis semanas de baja por lesión en la rodilla derecha