FútbolLiteratura

El Cambio del Futbol Alemán: Confirmación de Jürgen I y Joachim I

Por: Carlos Eduardo Vargas Olarte.

                                                   

El Káiser I  

Algunos dicen que este título se debe a una foto que en 1968 se hizo tomar Beckenbauer en Viena luego de un partido amistoso del FC Bayern  al pie de la estatua del káiser austriaco Franz I. Hay quienes lo relacionan con su excelente desempeño en un juego del seleccionado germano en Wembley contra Inglaterra en 1972  que concluyó 3-1  a favor de los  teutones y en el cual Franz ‘reinó’ a lo largo y ancho del campo. Otros lo atribuyen a una disputa, con foul de por medio, del rey de Westfalia, Reinhard Libuda quien jugaba con el Schalke 04 y al que Franz en limpia forma logró eludir. Ante un Rey violento surgía un Kaiser noble y elegante como lo era el estilo de Beckenbauer, que contrastaba con la fortaleza casi ruda que respaldaba el juego vertical y de técnica básica del fútbol alemán guiado por Jupp Derwall (1980-1984), Helmut Schoen (1964-1978), quien sucedió a Sepp Herberger (1936-1942, 1950-1964).   

La vieja escuela y filosofía de Schoen se había reproducido no sólo a través de sus herederos directos e indirectos, quienes preferían la experiencia antes que brindarle espacio a los jóvenes talentos. Los primeros, producto de una continuidad de asistentes promovidos a seleccionadores nacionales y los segundos, unos ex jugadores “hijos de los grandes técnicos de la historia”, diplomados o con asistentes diplomados (Beckenbauer (1984-1990) , Berti Vogts (1990- 1998) y Erich Ribbeck – quien rebosó la copa y reafirmó la necesidad del cambio al alinear a Lothar Matthäus con 39 años como  libero (1998-2000) y mostrando un sistema de juego anticuado 4:4:2 y que los condenó al último lugar en la Eurocopa del 2000.  Esta vieja escuela, se cuestionaba por la falta de solidez conceptual, la dependencia de una o dos figuras que se disputaban el liderazgo del equipo y concentraban tanto el sistema como la forma de juego. Ante los vaivenes, de un lado,  los éxitos  (Beckenbauer) y de otro, los fracasos (Vogts y Ribbeck) se dividieron los enfoques conceptuales, sobre sistema y atributos del futbol alemán que se querían desarrollar y proyectar en el Siglo XXI.

 

Siglo XXI. La Transición de eras y el inicio del cambio: Rudi Völler (2000 -2004).   

Para el cambio de Siglo, de estilo y de enfoque, Rudi Völler delantero, goleador y formado como entrenador fue escogido como técnico por el ala progresista e innovadora de la dirigencia del futbol alemán. Fue dirigido como jugador por Beckenbauer y precedió en el trabajo de cambio de concepción del futbol alemán a Jürgen Klinsmann. Ambos estaban acreditados por su enfoque ofensivo como jugadores y la perspectiva crítica que tenían frente a los esquemas conservadores de sus entrenadores. Los dos conformaron uno de los ataques más demoledores del fútbol alemán de todos los tiempos, superados solo por verdaderos bombarderos como Klose y Müller. 

Völler era cabeza visible del proyecto de transformación. Toda la resistencia dirigía sus críticas hacia él, las cuales se arreciaron ante la pérdida del título Mundial en el 2002 ante Brasil por 2 a 0 (“verticalidad tosca”). Aunque casi iguala la hazaña de Beckenbauer de ser campeón mundial como jugador y como técnico, su labor como técnico fue descalificada desde las páginas del Bild Zeitung periódico sensacionalista donde Beckenbauer escribía una columna, pasando por las voces de colegas y todos los representantes de la línea tradicional. Völler prefirió tomar distancia y renunciar. 

 

 La Brújula y la Ruta del Compromiso 

La dirigencia alemana que también había sufrido conflictos en su interior -algo normal en todo proceso de cambio- ajustó la dirección, con serenidad y firmeza se comprometió a continuar su ruta y seguir el rumbo trazado por el proyecto estratégico para el fútbol alemán del siglo XXI que tenía como propósitos: 1. subsanar los errores que condujeron a los fracasos ya referidos, 2. comprometerse con un cambio frente a los enfoques de selecciones envejecidas que, con contadas excepciones, practicaban un futbol ofensivo, 3. cambiar el sistema de 4-4-2 que ya era muy obsoleto, no generaba sorpresa, les hacía predecibles y por deficiencias técnicas y tácticas, regalaban espacios: los anticipaban. El reto aprobado fue adaptar y afianzar la práctica de un sistema de juego con base en el 4:3:3 con opciones de triangulación, apoyo ofrecido en el espacio para el juego ofensivo y defensivo, con toque de primera intención, condición física, unida a una técnica depurada en velocidad para llegar con dos avances al área contraria, 4. conservar la verticalidad con base en la velocidad, no centrada en la fuerza, dándole importancia a una flexibilidad al espacio y orientación del juego: horizontalizando sin excesos, ni malabarismos innecesarios.  

Para poder hacer realidad esa propuesta no era suficiente declararlo. Era necesario un plan de formación de jugadores y entrenadores bajo ese enfoque. Se diseñaron estrategias y formación/capacitación para 1000 entrenadores con base en un plan de estudios/plan curricular a manera de manual para todas las categorías desde la formación multilateral y con orientación al fútbol de los “Bambini”, hasta las formas de trabajo en juegos, ejercicios, entrenamientos, variantes tácticas, competencias para niños Jóvenes, Junior y Mayores. Se oficializaron 388 escuelas de formación deportiva en fútbol con el aval de la Federación Alemana de Fútbol. Además, se coordinó un plan para trabajar con las escuelas y colegios, con los clubes deportivos (26.000).  

Se establecieron etapas de inicio, transición e inclusión al modelo Siglo XXI pero dándole mayor importancia y espacio a los jóvenes que estuvieran formados dentro de este proceso. Se dio importancia, valor y lugar a la ciencia y a la gestión profesional de proyectos y procesos de excelencia empresarial con el apoyo de la academia (Ciencias del Deporte: pedagogos, expertos en didáctica, sicología, sociología del deporte, teoría del movimiento en crecimiento y desarrollo, fisioterapeutas, nutricionistas y los  médicos sólo son una parte de este engranaje). Para ellos, las ciencias del deporte hace rato superaron la etapa en la que lo científico era un aditivo denominado ciencias aplicadas, privilegiando la óptica medica.   

Este plan fue concebido por un equipo constituido por hombres de empresa vinculados al deporte y gente del deporte con formación y experiencia en gestión del deporte. Estuvieron liderados por el presidente de la Federación Alemana, Gerhard Meyer-Vorfelder, su sucesor Wolfgang Niersbach y Matthias Sammer, ex jugador del Borussia Dortmund. Dos catedráticos de la Universidad Alemana del Deporte (Erich Rotemoller y Gero Bisanz con sus asistentes del instituto de juegos deportivos de la Universidad).

 

 

El Káiser II : El Piloto de la Nave del Cambio. 

 

Se buscó un perfil de entrenador nacional que procediera de la práctica, que fuese amigo del fútbol ofensivo pero abierto a trabajar y aprender con el apoyo de la ciencia. Se buscó y se encontró a uno pero que ¡no era formado como entrenador! Se le nombró como  “seleccionador y se le nombraría un asistente formado como entrenador. Se le dio la libertad al nuevo seleccionador de escoger a su asistente. El Seleccionador: Jürgen   Klinsmann, su asistente con formación como entrenador  y experiencia: Joachim Low. Amigos de la juventud, Low ayudó a Klinsmann a llegar como Jugador al Vfb Stuttgart.

 

Klinsmann fue un exitoso jugador en el Suttgart, el Milan; Low fue entrenador de los juveniles  allí en el Stuttgart. Las rivalidades con Beckenbauer, aparte del protagonismo futbolístico, es regional y deportivo. Entre bávaros y suavos hay una rivalidad tradicional. Además Klinsmann es carismático, con mentalidad jovial, amigo de lo moderno y exitoso en el exilio gringo… esto, sumado a sus éxitos deportivos lo convirtieron en el otro Kaiser del fútbol alemán. El fue el hombre escogido para liderar este proceso y llevar adelante el ajuste del proceso estratégico.

 

Klinsmann demarcó el nacimiento de una nueva era del fútbol alemán (Mertesacker, Schweinsteiger, Lahm, Podolski) preparando la salida de Ballack por acreditar paradigmas y estilo de la vieja escuela que le justificaba ser el capo de la escuadra. Klinsmann no quería esquemas y planteamientos con base en una figura. Él era y es un convencido del trabajo en equipo y quienes brillen deben brillar justamente por sus contribuciones, aportes, sacrificios y esfuerzos en función del colectivo. Por eso conservó en el equipo a Miroslav Klose quien, aunque con 28 años no se sentía superior, si no -por el contrario- integrado a una generación con edades comprendidas entre 22 y 25 años. Esta filosofía de trabajo, promulgada desde la federación y llevada a la práctica a nivel de selección de mayores, tuvo excelente recepción en clubes con el Bayern y el Borussia Dortmund, que hoy en día recogen también la cosecha del nuevo enfoque.

 

A Jürgen Klinsmann (2004- 2006) se le acredita la renovación del estilo y el florecimiento de una nueva generación del fútbol alemán en el campeonato mundial del 2006. En ese entonces obtuvo el tercer lugar venciendo por 3 a 1 a Portugal, que les había prodigado una dolorosa derrota por 3-0 en Yokohama, de paso haciendo olvidar los desastres de la Eurocopa del 2004  (último lugar) y la derrota por 3-0 propinada por Croacia en cuartos de final. Por estos logros fue condecorado por la canciller alemán Ángela Merkel con la “Cruz Federal al Mérito”, máxima distinción por logros significativos. En el acto, el público enalteció la distinción coreando al unísono la voz de “Kaiser”/“emperador”, título reservado y asignado hasta el momento a leyendas como Franz Beckenbauer

 

Decisiones Iipopulares : DOS TARJETAS ROJAS NECESARIAS 

  1. Klinsmann, conocedor del entorno como jugador, pidió respaldo para ser independiente y no dejarse manejar por el Bild Zeitung (donde escribía Beckenbauer una columna) y neutralizar las alianzas entre periodistas y los agentes representantes de los jugadores.

 

  1. No intervención de agencias del Gobierno, ni de la política. La Federación se propuso como reto presentar unas propuestas atractivas de mercadeo a las grandes empresas alemanas en temas de patrocinio, publicidad, relaciones públicas, merchandising.

 

ROL Y COMPROMISO DE LOS PATROCINADORES 

Se captó un gran patrocinador como la Mercedes-Benz, que donó 388 camionetas tipo Van para cubrir las necesidades de cada escuela y ser un “agente móvil de la Federación Alemana de Fútbol para visitas a las escuelas y los clubes deportivos.  Cada mini Van cuenta con conos, ligas, balones, porterías y todo el material táctico para que el entrenador disponga de los materiales necesarios para trabajar con los jóvenes.  

Adidas por su parte se comprometió a entregar kits deportivos con balones, uniformes para entrenamiento y competencia en las escuelas de formación deportiva y las instituciones de educación básica y media que se inscribían voluntariamente en el proyecto. 

Por su parte SAP ofreció el soporte tecnológico desarrollando la plataforma SAP HANA, diseñada para apoyar el análisis de las actividades de entrenamiento, preparación y participación de los equipos y jugadores en torneos competitivos. Esta herramienta tecnológica, soporte básico para el programa de búsqueda, selección, promoción y desarrollo de talentos, permite realizar análisis y evaluaciones que van desde lo antropométrico, lo biomecánico, las capacidades condicionales (fuerza, resistencia, velocidad, aprendizaje de gestos y movimientos, evaluación de las situaciones claves de juego, comparación y referenciación con deportistas del fútbol y de otras disciplinas deportivas, el procesamientos de enormes volúmenes de datos establecimiento de proyecciones de rendimiento y desarrollo tanto a nivel individual como colectivo).  

Este proyecto cuenta con la participación de Oliver Bierhoff. Con los entrenadores pueden calcular el potencial de cada jugador, la potencia y la velocidad en que puede disparar y hacer un pase, establecer opciones de espacio favorable para proyectar un ataque o anticipar una jugada y prepararse para recibir un contragolpe.  SAP ha contribuido a transformar la manera para integrar lo cuantitativo y cualitativo en los diagnósticos, los seguimientos, las evaluaciones y las proyecciones de desempeño de los jugadores y los equipos por parte de los entrenadores, jugadores, aficionados y medios especializados. El trabajo de minería de datos generado por diez jugadores con tres balones y en diez minutos remite al procesamiento de más de siete millones de ítems de información. 

SAP HANA  procesa este volumen de datos en tiempo real para parametrizar los entrenamientos y extraer información para preparar el equipo. El seleccionado alemán que llega a disputar el título con Argentina ha recorrido 695,8 kilómetros y anota un gol cada 34 minutos en promedio. 

En el nivel más alto de rendimiento en las selecciones nacionales, SAP ha desarrollado una aplicación denominada SAP Match Insights que permite realizar análisis de los desempeños en un partido. Este proyecto está bajo la dirección de Fadi Naoum, vicepresidente Senior y director jefe de aplicaciones e innovación de deporte y entretenimiento de SAP AG. 

McDonald´s abrió un concurso de malabarismo y habilidades técnicas con el balón de fútbol para niños y niñas, que al visitar sus tiendas se pueden inscribir y subir los videos de sus ejecuciones en la red y en las páginas de la Federación Alemana de Fútbol. A los ganadores se les entregan kits deportivos y premios para disfrutar con su familia y amigos. 

Coca-Cola realiza en los meses de verano torneos infantiles de fútbol callejero en coordinación con los clubes deportivos y las asociaciones deportivas comunitarias.

 

El plan estratégico del fútbol alemán para el Siglo XXI  es a 50 años  con una  meta al 2018 de llegar al mundial ¡con jugadores menores o iguales a 20 años! Que jueguen su primer mundial de mayores y hayan completado el Ciclo de Sub  15, 17,  19 y ojalá  compartan los 3 últimos procesos. Müller entrena desde los 16 con la Selección Mayor. En Sudáfrica fue el mejor joven y el Botín de Oro. Neuer, Humels, Howedes, Boateng, Khedira y Özil fueron campeones mundiales en 2009 con la sub 21,  Gotze y Mustafi en ese año eran los mejores de la sub 17 y Kroos deslumbró desde el 2007 en la sub 17.  

En este proyecto se invierten mil millones de Euros. Se han preparado 1000 entrenadores, se oficializó tanto el manual del entrenador de las diferentes categorías, como un plan de estudios de fútbol bajo una concepción curricular acorde con principios pedagógicos, didácticos, sicológicos y sociológicos. Hay 26 mil equipos y 7 millones de afiliados a la Federación Alemana de Fútbol. Existen estrategias de desarrollo, programas, proyectos y el soporte tecnológico (ver aparte sobre SAP). Todo esto tiene como corona, no un estadio, ni un edificio: un proyecto integrador de pensamiento y conocimiento sobre el fútbol: la Universidad Alemana del Fútbol, “¡Frankfurt 2018!” 

Si en el siglo pasado se coronó a un Káiser del fútbol por sus gestas en las canchas, en el siglo XXI esta distinción obedece a la capacidad para liderar la ejecución de un plan estratégico con una visión, una  misión, unos objetivos, estrategias definidas en lo técnico, lo académico, lo científico, el mercadeo, las alianzas estratégicas, lo financiero, las comunicaciones con metas establecidas en el tiempo, con asignación de recursos, preparación y capacitación del talento humano en el campo técnico, académico y administrativo, la disposición de recursos, materiales, técnicos y tecnológicos.  

En la labor de gestión del cambio, la voz de los profetas de la tradición se reemplazó por la palabra de los apóstoles del nuevo testamento del fútbol alemán. Beckenbauer y su corte ya no tienen la influencia de antes en lo técnico, ni en lo administrativo. Quienes están en los niveles estratégicos de la Federación Alemana de Fútbol saben hacer gestión moderna, de excelencia e  innovación. Al Káiser I lo orientaron hacia una labor y responsabilidades de orden administrativo, le dieron lugar en la gestión directiva de un club como el Bayern y en el Comité Organizador de la Copa mundo del 2006. 

El Káiser II es un cardenal en exilio, pero al que se le debe haberle puesto el pecho a la brisa y las tormentas del cambio. El Káiser III fue coronado en dos actos. Uno, por la consolidación del proceso que tuvo una ceremonia de grado ante los pentacampeones del mundo derrotándolos 7 a 1… y dos, por la obtención del cuarto título ante  otros de los maestros de la técnica exquisita en el manejo del balón: Argentina. Esas dos ceremonias con testigos suramericanos señalaron el cumplimiento de una de las metas estratégicas del plan estratégico del futbol alemán para el Siglo XXI: un juego rápido con técnica depurada.  

 

Kaiser III 

A pesar del éxito obtenido en el 2006, acreditando que el camino correcto era el trazado por la federación y liderado por Klinsmann, en la práctica, las voces críticas y la resistencia al cambio no dejaban de manifestarse. En el marco de la rivalidad entre las corrientes encabezadas por el Kaiser I Franz Beckenbauer y la innovación y cambio liderada por el Káiser II Jürgen Klinsmann, el exgoleador del Stuttgart y del Inter de Milan, optó por dar un paso al costado, regresar a Estado Unidos y quitarse como blanco perfecto en un escenario que dividía el panorama del fútbol alemán.  

Los dirigentes y él ya habían planeado como continuar con el proceso estratégico, habían enviado a Joachim Löw, asistente de Klinsmann, a estudiar a Holanda, país que ha perfeccionado el 4-3-3 con un sistema de juego vertical, ofensivo, que basa su estilo en el ataque colectivo. Löw se preparó en Holanda con los mejores entrenadores de ese país y adquirió los conocimientos para aplicarlos en la selección nacional a la salida de Klinsmann.

Löw continuó avante con el proyecto y consecuente con la filosofía que había compartido con Klinsmann como entrenador de las inferiores del Stuttgart y luego como su asistente dio gran importancia a el trabajo con los jugadores sub 21, sub 19 y sub 17. Obtuvo el tercer lugar en Sudáfrica en el mundial del 2010, que tuvo el mejor jugador joven del torneo y el Botín de Oro (Thomas Müller) e integró a Neuer, Humels, Howedes, Boateng, Khedira y Özil, quienes ya venían pidiendo pista en este proceso.  

Para Brasil 2014, Löw aparte de consolidar la nómina joven que se presentó en Sudáfrica,  ha presentado como titulares a Kroos a quien llevó al mundial pasado con 20 años, a Schürrle con 23 años, Gotze (Gotzinho) con 22 años y al novel Julián Draxler, quien con 20 años es el medio campista más joven de los alemanes. Draxler debutó a los 17 años en el Schalke 04 bajo la dirección de Felix Magath. El Schalke 04 y Magath confirman la identidad de los clubes con el proceso de renovación del futbol alemán. Al obtener el título en Brasil 2014, Joachim Löw se coronó como el Káiser III del fútbol alemán en una ceremonia majestuosa en una catedral simbólica para el Futbol Mundial: Brasil

 

 

ACTUALIDAD COLOMBIANA

Un dato para satisfacción de nuestro fútbol: 2 técnicos colombianos -Pinto y Reynaldo Rueda- han sido invitados por la Asociación de Entrenadores del Fútbol Alemán como ponentes en el Congreso Internacional de Fútbol en Mannheim que se realizará entre el 28 y el 30 de Julio para evaluar lo estratégico, lo táctico lo técnico, lo científico y lo tecnológico de lo visto y sucedido en el mundial de Brasil. Rueda acredita una formación reconocida por la Federación Alemana de futbol, la adquirida en la escuela de entrenadores del futbol alemán. Acredita las Licencias B y A. Pinto acredita una pasantía para capacitación en nivel de la Licencia B.

 

 

 

 

 

 

email
Anterior

Consejos alimenticios para los atletas que correrán la MMB

Siguiente

La Religión del Fútbol