Motor

Fin de semana complicado para el piloto Julián Leal

El auto volvió a correr con el excelente ritmo que trajo durante todo el fin de semana, pero recibió un golpe  que cambió el destino de una carrera que sonaba bien para Leal.

El acompañamiento de Juan Pablo Montoya fue esencial para que Julián tuviera el buen paso que mostró este fin de semana, ambos corredores colombianos hicieron equipo para sacar lo mejor de esta carrera pero condiciones por fuera de su alcance hicieron imposible llegar a los resultados que se merecían luego de una semana de arduo trabajo.

Un inicio bajo el caos

La carrera empezó bajo un desorden generado por dos impactos entre autos que obligaron a la salida del auto de seguridad por los restos que quedaron esparcidos sobre la pista. En uno de los incidentes quedó envuelto el auto número cuatro de Leal, quién recibió un golpe y debió entrar a pits para reemplazar la rueda trasera izquierda que había quedado sin aire.

Luego de salir de pits el colombiano reapareció en la casilla número 20 y trataba de reacomodarse en una competencia que había empezado con muchos choques.

El trabajo era remontar posiciones y volver adelante tan pronto como fuera posible, el auto de seguridad se retiró el en el giro 8 y desde ese momento Julián empezó a recuperar posiciones sobre el rápido circuito de Monza.

Esta vez la ruedas de compuesto no estaban entregando sus mejores velocidades pero había posibilidades de mostrar buenos promedios en cada vuelta. En solo dos giros Julián recuperó tres casillas, giros más tarde su monoplaza dejó de ser tan rápido como había sido en las vueltas anteriores.

En la primera chicana me tocaron la llanta trasera, pinchamos y nos tocó cambiar por las medium de la clasificación ya usadas, simplemente no podía tener el paso de los que estaban adelante de mí, se iba demasiado de cola. Ahí prácticamente acabó nuestra carrera, simplemente lo que hice fue intentar terminar y ya. Hemos botado muchas carreras ya este año, estamos perdiendo muchos puntos que deberíamos estar ganando”, dijo Leal.

Leal finalizó decimoséptimo con un auto maltrecho por los golpes que recibió, Sin alineación y sin buenas ruedas giró y buscó mejorar su tiempo pero no tuvo opciones para correr en los tiempos del grupo de punta como lo hizo durante el resto del fin de semana.

El apoyo de Montoya fue básico para sobrellevar un duro fin de semana luego de que los resultados no fuera como se esperaba, durante tres días, él y Leal, caminaron la pista juntos y encontraron cómo mejorar en cada centímetro de esta, como dijo el mismo Juan Pablo.

“Estamos muy contentos por acompañar a Julián en el campeonato GP2 acá en Monza, para mí fue un poco raro haber venido a una pista de Fórmula 1, no venía desde que me fui en 2006. Por otro lado chévere por acompañar a Julíán, ver cómo trabaja él y darle consejos para ayudarlo a que mejore, cómo puede trabajar mejor con el equipo, la verdad yo tengo mucha experiencia en todo lo que he corrido”, expresó.

Faltan dos carreras

Ahora los ojos están puestos en Sochi, la penúltima fecha del campeonato GP2 Series en 2014. Esta pista rusa es incierta para muchos de los corredores, ya que no se ha corrido nunca en esta categoría.

A pesar de no haber sumado, los buenos resultados del inicio de la temporada mantienen a Julián en la octava posición del campeonato de pilotos, lo que demuestra que más allá de la suerte Leal es uno de los más veloces dentro del habitáculo.

Con oficina de prensa.

email
Anterior

Rigoberto Urán fue noveno, pero perdió tiempo en la Vuelta a España

Siguiente

Miguel Ángel Rubiano y Carlos Quintero, al Mundial de Ciclismo