Columna LÍDERMundial Brasil 2014

Jugadores y entrenadores Brasil 2014. Contrastes y complemento

Por: Carlos Eduardo Vargas Olarte

Centro de Investigación SFBD

Desde el lugar de un televidente en las transmisiones de los juegos del mundial se pueden apreciar una serie de fenómenos y hechos que difícilmente se pueden registrar y procesar en medio de las emociones de este espectáculo.  Como en todo espectáculo uno puede dividir su atención en los actores, los directores, los asistentes de apoyo y el público.

Concentrándonos en dos de los  actores directos: los jugadores y los entrenadores, se pueden observar algunos cambios en la presentación corporal, igualmente se pueden establecer contrastes entre la juventud y los mayores, así mismo se puede  realizar una interpretación de estos hechos que nos colocan de presente la necesidad de  la coexistencia, la interacción, la interrelación, la interdependencia, la colaboración, la cooperación y la solidaridad entre ambas generaciones.

Entre los cambios más evidentes tenemos algunos hechos sociales relacionados con la corporalidad como las evidencias de la liberación de la subjetividad individual por medio de la expresividad, los ideales de corporalidad y la autoimagen a través de los tatuajes y el color del pelo. El contraste, entre las modas y nuevas tendencias de los uniformes deportivos de los jóvenes con la tradición (formal o informal) de los trajes de los entrenadores. La interpretación, a través de la lectura de sucesos más profundos que la presentación externa, los cuales nos remiten al contenido del trabajo conjunto entre la dinámica, la fuerza, la velocidad, la habilidad, y la inteligencia de la  juventud con la cuota de la sabiduría y la experiencia de los mayores: la sinergia intergeneracional como proceso y resultado tanto de la transmisión como de la adquisición de conocimientos y experiencias entre ambas generaciones.

 

SIGLO XX UNIFORMIDAD VS SIGLO XXI DIVERSIDAD

En el siglo pasado la presentación y la expresividad de los deportistas era condicionada por pretensiones de uniformidad y orden de corte casi militar. Este es un fenómeno reconocible en las fotos de los torneos del siglo pasado. En Brasil 2014 llama la atención la diversidad en la presentación individual de los deportistas por la modificación artística y/ o simbólica de algunas superficies de su corporalidad bien sea por los tatuajes, los cortes y el color del pelo. Quizás de esta observación, ateniéndonos a la advertencia de marketing de emboscada por parte de la FIFA, se deba excluir la micro exposición glútea de Neymar enseñando la marca de sus calzoncillos.

 

CONTRASTE DE MODAS

De otro lado, el contraste se plantea entre la exhibición de modas y practicas globalizadas – los tatuajes y cortes de pelo- como denominador común de las diversidades étnicas propias en un evento orbital, con los vestidos y cortes de pelo tradicional de las “cabezas blancas” de la mayoría de los entrenadores de los seleccionados participantes en el mundial, los únicos tatuajes que registran sus cuerpos, es el “código de barras” en  sus rostros  o el “despoblamiento de sus techos” como testigos mudos o huellas de vida que reflejan la acumulación de experiencias y  de Ideales de vida que paradójicamente los unen a estos jóvenes en un evento en donde comparten objetivos, esfuerzos, sacrificios, satisfacciones, angustias y sobre todo el poder disfrutar la máxima fiesta del futbol mundial.

EL VALOR DE LA EXPERIENCIA

La interpretación, es la importancia de la corresponsabilidad entre la juventud -en el campo- y la experiencia -en el banco- en cumplimiento de un trabajo con todas las exigencias de objetivos y metas propias del alto rendimiento en el que se requiere de la sabiduría -en el futbol- como. 1. relación entre vida, profesión, juego y sociedad. 2. la conjugación entre racionalidad e intuición, 3. entre razón y emoción, 4. entre saber y creer, 5. entre experiencia e instinto, 6. entre datos y olfato, y 7. entre pensar, decir y hacer, simbólicamente de la integridad entre cabeza, corazón y mano. Como la coherencia, la consistencia y la pertinencia en tiempo, espacio y contenido de las reflexiones, las decisiones y las acciones. Como virtud, producto del discernimiento, la reflexión, el examen objetivo de los aciertos y desaciertos, de saber establecer las prioridades, diseñar y construir las alternativas más posibles de acuerdo a los recursos, fortalezas y limitaciones, no de promesas, ni discursos etéreos sin fundamento.

La mayoría de los entrenadores de Brasil 2104 son hijos de los años 50s y 60s del siglo XX con sus contradicciones ya resueltas, y descartadas las que no se pudieron elaborar. Son hombres con muchas decisiones asumidas y prioridades establecidas en sus vidas. Algunos no limitan su discurso a lo estratégico y lo táctico del futbol, acogen el conocimiento científico y son flexibles ante la competencia, le respetan mas no le tienen miedo, le reconocen sus fortalezas pero también valoran y dimensionan en su justa medida las propias. No se dicen mentiras. Saben señalar los errores del vedetismo, las individualidades y el egoísmo. Miran la Copa no como un deseo, sino como un objetivo y una meta a la que se debe llegar paso a paso. Un sueño que para alcanzarlo toca trabajar, construir y ganar.

LECCIÓN

La lección para la sociedad que dan los entrenadores de Brasil 2014 es: advertir que para este tipo de trabajos orientados al alto rendimiento y la excelencia, no se puede dar paso a la improvisación organizativa, a la inexperiencia estratégica, a la falta de tacto, a la carencia de liderazgo para el trabajo en equipo y la solución creativa de conflictos.   Hay que integrar experiencia y juventud. Así mismo practica, ciencia, técnica, tecnología, y sentido común.

Y en cuanto a las modas, para estos hombres que han crecido con el siglo, lo tradicional está entre un vestido completo y en el máximo de informalidad, con una sudadera, para ellos se alejan los tatuajes. Este ritual particular que se exhibe ante cámaras de TV y prensa, así como un cabello con tinte amarillo, o una cabeza con un corte afeitado, no se concibe, al menos públicamente en un Filipao, un Pekerman o un Pinto.

 

 

 

 

email
Anterior

Decálogo para una alimentación saludable

Siguiente

Mariana Duque a cuartos de final en el torneo de dobles WTA de Bad Gastein