Columna LÍDEROpinion

(Opinión) Un premio a la paciencia de Alexis Mendoza

Atlético Junior se consagró campeón de la Copa Águila 2015 luego de superar momentos dificultosos en el semestre donde en varias oportunidades se habló de la posible salida de su entrenador. El papelón de la inclusión de los cuatro extranjeros en la semifinal del primer período, la derrota ante Melgar, la rápida eliminación de la Copa Sudamericana y la goleada recibida en Barranquilla frente a Atlético Nacional fueron situaciones críticas donde Mendoza se sostuvo firme en sus convicciones.

Anoche, todo fue fiesta para Junior. Se consagró campeón tras cuatro años y la algarabía se apoderó de las calles de Barranquilla y toda la costa. Sin embargo, vale resaltar que el trayecto a la coronación fue arduo para el estratega Alexis Mendoza. En su primera incursión individual en el fútbol profesional tras separarse de la asistencia técnica de Reinaldo Rueda, tuvo un espinoso camino para conseguir objetivos. Los medios de comunicación, la opinión pública, la afición y el cuerpo directivo de Junior fueron crudamente críticos con el trabajo del DT injustificadamente.

En el semestre pasado, aquella particular situación ante Independiente Medellín le pasó factura a Mendoza. Su puesto parecía estar en alquiler por una ingenuidad insólita, pero el sofocón pasó y configurar un estilo de juego, de equipo, de grupo y de club, comenzó a ser una meta inobjetable. En este lapso, con el equipo clasificado a la Copa Sudamericana, el entrenador no podía dar pasos en falso. Conceptualmente se embarcó en una serie de plazos con efectos consecuentes debido a la triple competencia de Junior. Es decir, la Liga como prioridad, cumplir un buen papel a nivel internacional y figurar en la Copa doméstica en la instancia máxima: encajes de equipo grande.

Mendoza afrontó el actual semestre planificando una temporada de éxitos, pero también de ansiedades y amenazas. Éxitos que darían los resultados positivos, ansiedades en caso de no cumplir lo pautado y amenaza de destitución si la situación era adversa. Desde un principio, implantó una filosofía clara: la sensatez en el grupo, la disciplina y el buen circuito de juego. Esta impronta se fue cultivando lentamente, con efectivas actuaciones siguientes de contundentes tropezones. Un caso que resume esta moción es la serie ante Melgar de Arequipa, equipo que fue avasallado en el Metropolitano por 5 a 0; y en Perú casi sufre un golpazo de knock out (perdió 0-4). Allí, Alexis comenzó a trastabillar y las obligaciones asfixiaban.  En un andar irregular en la Liga, con más momentos opacos que brillantes, la exigencia comenzó a atosigar. Aún más cuando Deportes Tolima eliminó al ‘Tiburón’ del evento continental.

En la adversidad, Alexis Mendoza se mostró sereno, paciente, silencioso y laborioso, cualidades que definen su estirpe como entrenador. Cuando parecía que el presente tomaba vuelo, la estrepitosa caída como local ante Atlético Nacional de Medellín por 0-4 pareció sentenciar su continuidad en el cargo. Existió una reunión entre directivos y cuerpo técnico para exponer quejas, dudas, incertidumbres, incógnitas, explicaciones. Y Mendoza se sostuvo en su eje: en la disciplina laboral para conseguir los frutos. En la Copa Águila sin trascender públicamente tachó a Atlético Nacional, eliminó a Tolima y borró a DIM para llegar a la final ante un duro hueso de roer como es Independiente Santa Fe. En Barranquilla, sin acompañamiento popular le brindó un cachetazo irreparable: lo superó 2 a 0 y logró una ventaja óptima a sostener en Bogotá. Y así fue. A puro coraje, entrega, tozudez, y aplicación, se consagró campeón cambiando el juego vistoso elegido por la rigidez táctica y metódica necesaria.

Aquel Alexis Mendoza, resistido, desacreditado, reprochado y criticado, cuando sintió el pitazo final en el Campín, se arrodilló para lanzar una plegaria o un agradecimiento, y entendió por qué la paciencia, la entereza y la convicción regalan tales satisfacciones.

 

Gonzalo De Feliche
@gonzadefeliche

email
Anterior

Mariana Pajón conquistó su segunda medalla de oro en los Juegos Nacionales

Siguiente

Mariana Pajón le dio el triunfo a Antioquia en el bicicross de los Juegos Nacionales