Opinion

(Opinón) Un punto valioso, por Rafael Villegas

Colombia está a un triunfo de la clasificación de  al Mundial de Rusia 2018. Ganándole  a Paraguay el equipo logrará el objetivo propuesto. Sera nuestro sexto mundial y el segundo consecutivo después de Brasil 2014.

Este doblete de las fecha 15 y 16 nos dejó con dos puntos de 6 posibles y tal como lo manifestó José Pekerman, el objetivo de puntos no se cumplió, la idea era conseguir 6 puntos o por lo menos 4 que nos aseguraran la clasificación.

Más allá de los puntos Colombia pasó del sabor agridulce del empate frente a Venezuela a la satisfacción del punto conseguido frente a Brasil y la forma como se consiguió ese empate.

El regreso al gol de Falcao García, la presentación de James Rodríguez y la seguridad de David Ospina volvieron a ser factores fundamentales en una tarde donde el país se volvió a vestir de amarillo y disfrutó con la presentación de la selección.

Brasil volvió a demostrar que para ellos la fundamentación técnica los lleva a hacer el fútbol fácil. Equipo serio, difícil en defensa y pirotécnico de mediocampo hacia arriba llevado de la genialidad de Neymar.  Un equipo con 9 victorias en línea, clasificado al mundial y con el viento en la camiseta de ser uno de los mejores equipos del mundo – al lado de los alemanes-  valoriza este punto que hoy lo ubica en el tercer lugar de la eliminatoria.

El equipo hizo un partido con la estatura que se espera de un cuadro que está conformado por buenos jugadores. El trabajo táctico, sin marcar encima a Neymar, casi que olvidándose del 10 brasilero, jugando con personalidad y orden defensivo donde Carlos Sánchez y Abel Aguilar hicieron un gran trabajo mientras les duró el aire, porque el calor no solo afecta a los visitantes, nos afecta también a nosotros.

Con la objetividad de los números es un solo punto frente a Brasil, pero como planteaba el filósofo “dime con quién empataste y te diré cuánto vale ese empate”

Anterior

(Opinión) Chris Froome es un fuera de serie, por Carlos Alberto Lenis

Siguiente

Frente a Frente: El gol de Falcao es un tratado de cómo cabecear