Columna LÍDEROtros

“Pecoso” tiene razón

Columna Impublicable

Por Wilfrido Franco García.

En una buena nota periodística recientemente realizada con el técnico manizaleño Fernando Castro Lozada, esgrimió razones de la manida indisciplina, que se hace reiterativa y constante en el futbolista colombiano.

Analizó el contexto de nuestro balompié, corrompido por la pobre esencia mental de nuestros jugadores. Castro, que hace milagros reiterados con nóminas cortas y muy limitadas, ahora da la pelea con el Atlético Huila y es el técnico que muchos directivos e hinchadas quieren, aunque sus maneras no sean muy ortodoxas. Para los jugadores en cambio, es un asunto de Estado, por aquello de las severas exigencias disciplinarias del reconocido estratega, en un mundo como el nuestro, totalmente absorbido por el folklore y las malas maneras. Exigir en todos los campos, se ha vuelto fastidioso para los cómodos. Igual acontece en nuestra cotidianeidad. Sucede con los maestros y los alumnos. Con los padres y los hijos. Con los funcionarios y los ciudadanos. Con las autoridades y las personas. Estamos en un país de “cafres” como lo aseveró Lleras Restrepo, donde la exigencia y la disciplina, al contrario de ser valores importantes, son camisas de fuerza que incomodan y fastidian.

Castro con su filosofía de antaño y de severa disciplina, dijo: “La tecnología tiene acabada a la juventud”, y luego señaló: “Hay que volver al tablero y a la tiza, con el profesor y la regla” y remató sabiamente: “Al jugador hay que educarlo con exigencia para ser un verdadero profesional. Al fin y al cabo, el fútbol es una profesión como muchas. En nuestro país, la comodidad está matando a los muchachos que comienzan en esto del fútbol”. Tantas verdades, en estas frases que molestan a tantos imberbes que se creen mucho más, por manejar un Ipod, una tablet o el twitter. Mientras su curiosidad, investigación y aprendizaje se limita a abrir Wikipedia, porque es la verdad revelada, ventana mutilada y atiborrada por las mentiras, errores crasos y datos inexactos. Así, es el fútbol nuestro. Jugadores indisciplinados por montones, que se creen Dios por marcar un gol y salir en la TV, celebrando en farras y en discotecas, donde su capacidad intelectual se reduce a cantar a la par de un cantante chabacano, el reguetón de moda. “Pecoso” tiene toda la razón, la tecnología volvió entes a nuestros muchachos y el futbolista entró en la honda de los entes mediáticos, a quienes la comodidad de ciertos clubes, los volvió sanguijuelas. Tenemos que volver a nuestra verdadera formación, aquella del maestro, el tablero y la tiza. De pronto hasta la regla sirve.

P. D.

-¿Hacerle goles a Hong Kong o El Salvador da para tanta bulla? Lo digo por algunos que son “tosferinas” marcando goles en amistosos absurdos y a la hora del té, se esconden.

-Ojo con los arbitrajes, justo ahora que se decide tanto en el fútbol colombiano: clasificaciones, promoción y descenso. Con ojo clínico tanto en la A, como en la B, pues a través de un pito se decide mucho.

wilfridof48@gmail.com

 

 

email
Anterior

Llegó diciembre

Siguiente

Óscar Tunjo, séptimo en la final de la World Series by Renault