OtrosSalud

Cómo cuidar el corazón

Según la Organización Mundial de la Salud, el infarto de miocardio es la mayor causa de muerte entre hombres y mujeres en todo el mundo. Ante esta realidad, no queda más remedio que estar atento a las señales que nuestro corazón nos manda, e intentar cuidarlo con todos los recursos que tenemos a nuestro alcance.

Pero más allá de mantener una vida sana, hacer deporte con cierta regularidad, y abandonar hábitos tan perjudiciales como el tabaco, existen varios trucos que recomiendan los expertos para que nuestro órgano más importante continúe haciendo su trabajo sin problemas.

Lo de la aspirina sólo es cierto a medias. La famosa aspirina posee un efecto anticoagulante para la sangre. Empeora el proceso por el cual las plaquetas forman los coágulos que retienen la fuga de sangre, por lo que puede ayudar a las personas que padezcan enfermedades coronarias, pero no es cierto que prevenga en ningún modo el riesgo de tener un infarto.

El chocolate, además de endulzar, también ayuda. Un estudio llevado a cabo por el Instituto Karolinska en Estocolmo, muestra que los antioxidantes del cacao aumentan las posibilidades de sobrevivir a un infarto de miocardio agudo. Comiendo chocolate dos o tres veces a la semana, los supervivientes al ataque al corazón, reducen tres veces el riesgo de morir de una enfermedad cardiaca en comparación con aquellos que no comen chocolate.

Una copa de vino no le cae mal a nadie. Los expertos no han parado de describir las propiedades saludables que tiene el consumo moderado del vino. El resveratrol en particular y los polifenoles en general -sustancias que se encuentran en el vino, tienen efectos positivos en la tensión de la sangre.

Comer tres kiwis al día podría reducir el riesgo de padecer hipertensión, según un estudio desarrollado por investigadores del Hospital Universitario de Oslo, ya que  esta fruta tiene luteína, una sustancia con propiedades antioxidantes.

El ajo, contiene alicina, sustancia que ayuda a que la sangre circule con mayor normalidad, evitando la hipertensión.

Un estudio epidemiológico realizado en Gran Bretaña, demostró que quienes descansan de manera cotidiana después del almuerzo, tienen una reducción del 37 % de sufrir algún episodio cardíaco fatal, mientras que aquellas personas que solamente duermen la siesta de manera esporádica tenían una disminución solamente del 12 %.

Reírse todos los días ayuda a proteger el corazón y reduce el riesgo de un posible infarto, pues la risa genera una hormona en el cerebro que evita la obstrucción de las arterias.

Ir más al dentista. Aunque pueda parecer absurdo, según un estudio taiwanés una limpieza bucal “al menos una vez al año” reduce el riesgo de ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares ya que la limpieza reduce la inflamación provocada por el crecimiento de bacterias en los dientes, las cuales provocan problemas cardiacos severos.

Finalmente, nuevas investigaciones señalan que el placer en la cama previene el infarto, combate la depresión, evita la celulitis, mejora la memoria y ayuda a rejuvenecer. Un beso pone en movimiento 29 músculos (12 de los labios y 17 de la lengua). Las pulsaciones cardíacas pasan de 70 a 140 por minuto. Además, un beso quema de 3 a 12 calorías, dependiendo de la intensidad… Lo que demuestra de que el sexo es un ejercicio más que adecuado para mantener en forma al corazón.

Agencias

email
Anterior

Concurso Nacional de Cuento “Escribir tiene su ciencia”

Siguiente

De nuevo, Colombia: Campeón Mundial de Patinaje