AtletismoEventos EspecialesFarándulaOtros

74 años de Hernán Barreneche, caballero andante, un colombiano ejemplar.

Por Rafael Villegas.

Las arrugas que surcan su cara van dibujando el mapa de los innumerables kilómetros recorridos a lo largo de sus 74 años de vida, como ríos de experiencia y vida,   son senderos profundos  de  sacrificio, perseverancia, disciplina y dedicación. 

Esos pliegues de piel representan todos los caminos que un día comenzó a transitar para ir a la escuela por allá en su infancia de los años  40 en la vereda “el Chocho” donde sus padres asentaron las ilusiones de un mejor futuro para sus hijos,  labrando la tierra como campesinos que sembraron y cimentaron la grandeza de la región.

 

La sonrisa que ilumina su cara es el espejo de sus tantas satisfacciones que como trofeos  ha ido guardando en el escaparate de su casa y su corazón.  Su sonrisa siempre lo acompaña vestida de arlequín,  ocultando a miradas curiosas el fantasma del sufrimiento,  insumo imprescindible  que llega silencioso desde la humildad para vencer la angustia  y el dolor que consume a los maratonistas, como precio a pagar para alcanzar la gloria,  derrotando la soledad  que se vive cuando  se supera el umbral de la fatiga.

Esa sonrisa franca y espontánea de siempre que no desaparece ni cuando el infortunio de la vida se pavonea, arrebatándole ilusiones como aquella  tarde cuando la adversidad llegó convertida en un estúpido accidente de tránsito despojándole la posibilidad de consagrase representando al país  en el maratón de los Juegos olímpicos de México en 1968, o aquel día que fue testigo de la peor tragedia sufrida por el deporte, el ataque terrorista  que conquisto la medalla de la muerte al batir el record mundial de la infamia asesinando a unos desprevenidos atletas israelíes en Múnich 72.  

Su cuerpo delgado y fibroso está construido  por músculos duros y firmes  como el hierro forjado que  llevaban sus antepasados antioqueños  en las manos porque en el cuello  les  pesa… Sus largas zancadas han dibujado armoniosamente en el viento los firmes y seguros pasos  de un vencedor que ha  diseñado su fórmula de éxito en la vida, el estudio, la familia, su profesión y el atletismo.

Como el caballero andante de la triste figura, ¡y es que físicamente se le parece! , luchó contra molinos de viento recorriendo el mundo detrás del triunfo como su Dulcinea del Toboso.  De ahí que fuera considerado como uno de loa 20 atletas más importantes del país.

Vive en Pereira,  la ciudad que el poeta de la tierra Luis Carlos González  describió como “ la  querendona, trasnochadora y morena”,  pero que para Hernán Barreneche  Ríos, no ha sido esto último porque la disciplina de su deporte no le permite semejante lujo,  allí, entre los suyos sigue entrenando, corriendo y enseñando todos los días con su ejemplo,  en su adorada   “Perla del Otún”  que lo dobla en edad.

Este ejemplo de vida y tenacidad colombiana, nacido en Pereira el 25 de julio de 1939,  cuenta con dos títulos sénior máster  en la mítica maratón de Boston, aquella prueba que él corrió por primera vez en 1971 cuando ocupó el puesto 18, preparándose para la olimpiada alemana…  

Don Hernán se ha encaramado al cajón de los vencedores en 2012 y 2013 como antes lo había hecho en 2005 en el Campeonato Mundial Máster en España, Medalla de oro en el Campeonato Mundial Máster 2007 en Italia, Medalla de oro en el  Campeonato Mundial Máster en Finlandia 2009. 

Feliz Cumpleaños don Hernán por ser quien es, por ser como es: ¡Un grande, un colombiano ejemplar, un triunfador de la vida! Alguien que certifica, con su ejemplo, que el que quiere, puede; que quien persevera, alcanza; que los sueños están ahí para hacerlos realidad; ¡que lo único que hace falta es fuerza de voluntad y espíritu firme para triunfar!

 

rafael.villegas@colombiasports.net

@lidervillegas 

 

¿Te gusta nuestra página?  Síguenos en:        

http://www.facebook.com/colombiasports

https://twitter.com/colombiasports

 


 

email
Anterior

Fortaleza hizo respetar su casa ante Uniautónoma

Siguiente

Llaneros y Real Santander, sin goles en el Macal