Columna LÍDEREventos EspecialesFarándulaOtros

Adolfo Pedernera: un poeta con la pelota

Por: Rafael Villegas.

El agradecimiento es la memoria del corazón”, por eso siempre que en el fútbol de Colombia se hable del “El dorado”, la génesis histórica comenzará en Adolfo Pedernera.  Sí, porque fue el arquitecto de ese fenómeno que colocó en la órbita del fútbol mundial de los años 50 al balompié colombiano  con aquel maravilloso Ballet azul catalogado por muchos como el mejor equipo del mundo.

Pero su cruzada de templario por el fútbol nuestro  no terminó allí, su importancia  fue igualmente superlativa como técnico de la selección nacional que por primera vez asistió a un mundial en Chile 1962. Ese equipo mitológico del cual todos hablamos con respeto asi no lo hayamos disfrutado. Esa selección que  Arica adoptó en sus mejores recuerdos como equipo inmortal que vive en el pasado borroso de los abuelos en medio de la aridez norte del país austral. La selección del 4 x 4 frente a la URSS.

Como jugador Pedernera desparramaba talento por todo su cuerpo,  alimento sin igual para todos aquellos que lo apreciaron, fortuna millonaria de hombres que como D´stefano se nutrieron de su savia para marcar tantos goles con las camisetas que compartieron: River, Millonarios, selección Argentina.

Guía conductor de la famosa máquina de River conformada por Labruna, Moreno, Pedernera, D´stefano y Lostou. Un hombre nacido en la barriada, forjado en la lucha diaria por el pan en la época del romanticismo a ultranza, del amor incondicional por la música, el arte y el fútbol. Un artista de la pelota.

Su nombre es sinónimo de sueños de fútbol, mezcla de ternura y pasión, explosión y delicadeza, en una apasionante y silenciosa ópera dominical. Un canto a la solidaridad, a la amistad, a la verdad y la vida.

Jugaba al fútbol con la cadencia de un tango que cantaba la profundidad de sus sentimientos. Fue un predestinado para el fútbol de calidad.

Respetaba y amaba el balón a tal punto de nunca maltratarla y poder asegurar que lo más aburrido del fútbol era marcar un gol porque allí terminaba el placer de jugar.

Por estos días recordamos a don Adolfo porque hace 96 años, en Avellaneda, Argentina, el 15 de noviembre de 1918, nacía “El Maestro”: un poeta con la pelota en los pies que hubiese merecido un Nobel si esa categoría hubiese existido.

 

¿Te gusta nuestra página?

Síguenos en Facebook: http://www.facebook.com/colombiasports

en Twitter: @colombiasports

 

 

 

 

email
Anterior

Actualidad Olímpica, el programa radial del COC en colombiasports desde Veracruz

Siguiente

Walter Mazzarri es despedido del Inter italiano