OtrosSalud

Alimentos para la Mente

Contrario a lo que se creía anteriormente, los científicos han descubierto que el cerebro no para de desarrollarse,  las neuronas pueden seguir creciendo y expandirse durante todas las edades, incluso cuando se es adulto mayor.

                  

El cerebro es el órgano más graso del cuerpo; está formado en un 60% por lípidos. La química de los ácidos grasos puede influir profundamente sobre la estructura de las células cerebrales, la inteligencia, el aprendizaje, la memoria, la atención, la concentración y el estado de ánimo

Los nutrientes actúan sobre la capacidad intelectual, de ahí la importancia de  incorporar en nuestra alimentación aquellos productos ricos en ácidos grasos esenciales, vitaminas, minerales y aminoácidos necesarios para pensar mejor.

La grasa que ingerimos puede cambiar la configuración de las células cerebrales. Todo depende del tipo de grasa que comamos, los efectos nocivos de las grasas saturadas pueden llegar a cambiar el funcionamiento de las células cerebrales, hasta su misma forma, y también parece que son acumulativos, así que cuantos más años se haya seguido una dieta alta en grasas saturadas, tanto más grave será el riesgo de disminuir el nivel de inteligencia.

Y aunque prácticamente en todos los alimentos encontraremos materias primas importantes en la formación del tejido cerebral, determinadas facultades mentales requieren mayor cantidad de ciertos nutrientes para su restauración.

Para mantener el equilibrio es necesario brindar al organismo la proporción óptima de alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, así como antioxidantes y fibras.

De tal forma, para un mejor funcionamiento de la mente se debe Incluir en la  dieta diaria, alimentos como:

Los frutos secos: nueces, avellanas, almendras, pistachos, macadamias.

Las semillas: de girasol, sésamo, lino, cáñamo y calabaza entre otras.

Vegetales de hoja verde como lechuga, espinaca, pepino, coles
Aguacate, brócoli, ajo, tomates.

Arándanos. Granada. Piña.

Salmón. Atún, Ostras. Huevos.

Aceite de Oliva.  

Avena. Arroz integral. Germen de trigo. Lentejas.

Té. Chocolate.

Leche y sus derivados.

Agua y vino tinto.

(Resumen Agencias)

email
Anterior

Johan Mojica seguirá en el Valladolid español

Siguiente

Poema / Jugadores de ajedrez