FútbolMundial Brasil 2014Otros

Barrabravas de Argentina estarán en el Mundial

Las protestas en contra de la Copa del Mundo no son el único problema que las autoridades de seguridad brasileñas enfrentarán durante el torneo de fútbol. También se preparan para una invasión de hinchas violentos desde Argentina.

Los “barrabravas” de los clubes de fútbol de la vecina Argentina son muy violentos y la policía brasileña no quiere correr riesgos.

Brasil tiene previsto reforzar la seguridad dentro y fuera de los estadios en los que su archirrival Argentina jugará, desplegando policías encubiertos y oficiales argentinos para detectar a aquellos que causen problemas, dijeron agentes en algunas de las ciudades sede.

“La policía brasileña, en colaboración con la policía extranjera, va a responder con dureza a todo aquel que viene aquí a cometer delitos”, dijo Andrei Rodrigues, jefe de seguridad de Brasil para la Copa del Mundo.

Se espera que más de 50.000 hinchas argentinos lleguen a Brasil para la Copa del Mundo, muchos de los cuales atravesarán la frontera conduciendo sus automóviles o en autobús.

El Gobierno de Brasil ya enfrenta la amenaza de las protestas callejeras de los propios brasileños, que se oponen a los altos costos de la organización del torneo.

Manifestaciones masivas estallaron el año pasado durante un campeonato preparatorio para la Copa del Mundo y continuaron a una escala menor, a veces con violencia.

Aunque los incidentes mortales son raros en los mundiales, los “barrabravas” argentinos tienen un historial de violencia, desde apuñalar a aficionados ingleses en México 1986 hasta luchar entre ellos en el último torneo en Sudáfrica hace cuatro años.

Al igual que otros hinchas, muchos argentinos no pudieron conseguir entradas para los partidos del Mundial y estarán pululando fuera de los estadios. Eso podría acarrear problemas si los “barrabravas” se encuentran con grupos de aficionados locales, o “torcidas”, que son culpables de la creciente violencia que azota el fútbol brasileño.

Un récord de 30 personas murieron en episodios violentos vinculados al fútbol el año pasado en Brasil, la cifra más alta del mundo después de Argentina e Italia, según datos recopilados por el investigador brasileño Mauricio Murad.

“Habrá una gran cantidad de jóvenes de la ‘torcida’ enojados porque el costo de las entradas los dejó fuera de los estadios. Si se encuentran con los ‘barrabravas’ argentinos podría fácilmente haber enfrentamientos”, dijo Rafael Alcadipani, profesor de la Fundación Getulio Vargas, quien ha estudiado las protestas en torno a la Copa del Mundo.

“Es una mezcla muy peligrosa. El riesgo de violencia es inminente en esta Copa del Mundo“, agregó.

Con agencia.

email
Anterior

Mariana Pajón y Carlos Mario Oquendo, a la Copa Mundo de Berlín

Siguiente

El público acompañó a la Selección Colombia en Cotia