Bellos y BellasNataciónOtros

Bellas del deporte/ Amanda Beard: alcohólica, drogadicta y cuasi suicida recuperada

Nombre: Amanda Ray Beard

Edad: 31 años.

Nacimiento: Newport Beach, (Califirnoa, EEUU) el 29 de octubre de 1981.

Deporte: Natación.

Estatura: 1,72 m.

Peso: 58 kg.

Palmarés Olímpico: En los Juegos de Atlanta 1996, con apenas 14 años, ganó el oro olímpico en el relevo 4×100 m estilos y plata en los 100 y 200 m libres individual. Incluso enterneció al público al subir al podio con su osito oso de peluche.

En Sídney 2000 obtuvo el bronce en los 200 m. libres.

En Atenas 2004, se colgó la presea dorada en 200 m libres y dos platas en  200 m estilos y en el relevo 4×100 m estilos, además ocupó  el cuarto puesto en los 100 m libres.

En Pekín 2008 nuevamente se hizo a la de oro en los 200 m libres con récord olímpico.

Estado civil: casada con el fotógrafo Sacha Brown, tiene un hijo nacido en septiembre de 2009 de nombre Blaise.

Ocupación: Trabaja como modelo e imagen de diferentes empresas, ha sido portada de prestigiosas revistas y corresponsal para un programa deportivo en la cadena Fox.

Curiosidades: En julio de 2007, posó sin ropa para la revista Playboy, en 2008 volvió a desnudarse  para una campaña publicitaria, en solidaridad con la fundación PETA (Personas por trato ético a los animales), de hecho se paseó por las calles de Pekín portando un cartel en el que aparecía desnuda bajo el lema: “Siéntete bien en tu piel. No lleves pieles de animales”, su apoyo a la causa tenía el propósito de posar sin nada de ropa ante los ojos de todo el mundo junto al recinto de las piscinas de la Villa Olímpica, pero las autoridades chinas se lo prohibieron. “Ver cómo sacrifican animales para lucirlos como prenda de moda me resulta horrible, de modo que definitivamente estoy en contra de vestir pieles” dijo. “Prefiero andar desnuda que ponerme un animal muerto”, agregó la nadadora estadounidense.

En abril de 2012 Amanda lanzó sus memorias: “En el agua no pueden verte llorar” (In the Water They Cant See You Cry).  Un libro donde detalla paso a paso y con toda honestidad su calvario: comportamientos autodestructivos, bulimia, problemas con la cocaína, antidepresivos  y alcohol, además de los maltratos, la presión y el sufrimiento interno que tuvo que vivir por convertirse a los 14 años en una “estrella” y poco después en un símbolo sexual.

La intención de Amanda para escribir su testimonio de vida es poder ayudar a las chicas con los mismos problemas, dijo.

 

email
Anterior

Jhony Muñoz ganó Oro en Copa Mundo de Gimnasia

Siguiente

Vivamos el fútbol en paz, no más violencia, piden losmillonarios.net