FarándulaOtrosSalud

Día Internacional del Café / Beneficios

Cada año se conmemora el 29 septiembre el día internacional del café, una de una de las bebidas más conocidas y apreciadas del planeta.

El café es la tercera bebida más consumida del mundo después del agua y el té, y a  pesar de durante años se le había considerado como un hábito tóxico, ahora resulta que su consumo  moderado puede ser un aliado para la salud, según se desprende de los resultados de múltiples estudios científicos.

La palabra “café” viene del árabe “kaweh”, que significa fortaleza o vigor. Siempre se ha dicho que la cafeína, principal componente del café, estimula el sistema nervioso central, reduce la sensación de cansancio y mejora el estado de alerta y la concentración. Pero además de esto, los investigadores encontraron que también posee un carácter preventivo frente a las enfermedades neurodegenerativas, como el Parkinson y el Alzheimer, así como en  algunos tipos de cáncer, además de efectos beneficiosos en la salud cardiovascular.

Estas y otras evidencias científicas se ponen de manifiesto en el libro “Café y estilo de vida saludable”, una revisión bibliográfica presentada en la Real Academia de Medicina de Madrid, en el cual se dice que no hay motivos para eliminar el consumo de café como parte de una dieta equilibrada, siempre y cuando éste sea moderado, es decir, equivalente a 3 ó 4 tazas diarias.

Además de cafeína, contiene otras muchas substancias como vitaminas, minerales y antioxidantes, por lo que, en función de la cantidad y regularidad de las ingestas, podría ser considerado un alimento funcional.

Las evidencias científicas disponibles sostienen que la capacidad antioxidante del café puede ser un factor protector frente a un gran número de enfermedades en las que está implicado el estrés de las células, como las de tipo cardiovascular y las de carácter neurodegenerativo.

El consumo de café a largo plazo también puede reducir el riesgo de desarrollar diabetes mellitus y mejorar el control metabólico de la glucosa, incluso en pacientes diabéticos.

El café ha demostrado tener efectos beneficiosos sobre el aparato digestivo, especialmente en la incidencia de algunas de las enfermedades más frecuentes del hígado y de la vesícula biliar, como la cirrosis o el hepatocarcinoma, o la litiasis biliar.

Con base en las investigaciones científicas realizadas sobre café y cáncer, los autores del libro han concluido que beber este producto no aumenta el riesgo general de desarrollar la enfermedad y que, en cambio, puede ser un factor protector frente a algunos tipos como el de faringe, esófago, hígado o colon.

En cuanto a las dolencias cardiovasculares, principal causa de muerte en los países desarrollados, la opinión más extendida es que la prevención y su tratamiento deben incluir la limitación, o incluso la prohibición, del consumo de café. Sin embargo, estudios científicos recientes parecen “desmentir esta creencia”,  ya que la mayoría de ensayos clínicos no observaron una asociación entre consumo moderado de café y enfermedad coronaria en general, ni infarto de miocardio o angina de pecho en particular- como tampoco mayor riesgo de hipertensión arterial.

Colombia es el segundo país productor de café y el mayor productor de café suave en el mundo. Se dice que el efecto de dos tazas grandes de café tomadas en la mañana puede durar todo el día y que, una taza de café después del almuerzo, ayuda a combatir somnolencia y a mejorar la actividad mental.

Anterior

Águilas UniAutónoma, campeón de la Copa Recordar de Béisbol 2014

Siguiente

Nuevo podio para Alejandro Fernández en el Red Bull Global Rally Cross