OtrosSalud

Beneficios del vino tinto

Al vino tinto siempre se le ha adjudicado ciertos beneficios sobre la salud, ante todo, porque cumple una función alimenticia, ya que aporta calorías y nutrientes.

 Entre sus principales características se destaca el ser antioxidante, bactericida, normalizador de la tensión arterial e hipoglucemiante. Se dice que el vino tinto actúa sobre el ciclo metabólico del azúcar y los neurotransmisores cerebrales, como son la dopamina, la serotonina y la adrenalina.

 Pero no sólo trae beneficios desde el punto de vista físico sino también psicológico. Estudios  recientes determinan que beberlo con moderación genera alegría. Es un interesante tónico, debido a sus taninos, un equilibrante nervioso, antidepresivo y un buen digestivo ya que ayuda a la secreción salivar. Facilita la digestión de proteínas por eso se recomienda cuando se comen carnes, pescados y quesos.   A la par, se señala al resveratrol, otro antioxidante presente en esta bebida, como de gran ayuda para mantenerse en el peso adecuado.

Una de las propiedades que más se le alaban, es que es bueno para el corazón. Los antioxidantes presentes en el vino tinto, sobre todo, los flavonoides han demostrado ser buenos protectores del corazón, ya que, entre sus acciones benéficas sobresale su utilidad para bajar el colesterol “malo” al tiempo que eleva el bueno.

Se cree que un vaso de vino tinto al día ayuda al sistema cardiocirculatorio. El vino proporciona polifenoles y contiene vitaminas que combaten el envejecimiento y ayudan a tener una piel más bella.

 

Los polifenoles ayudan a prevenir y combatir algunas condiciones como: Controlar las infecciones del aparato urinario, controlar el colesterol aliviar calambres musculares, contrarrestar las varices, disminuyen el riesgo de hemorroides, mejoran la artritis, combaten las alergias, reducen la tensión arterial, disminuyen el nivel de insulina en la sangre, aumentan los niveles de estrógeno y mejora la circulación de la sangre en el cerebro.

Asimismo, los polifenoles presentes no sólo en el vino tinto, sino también en las nueces, té, arándanos y cacao, pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar Mal de Alzheimer.

 Diversas investigaciones han determinado que el consumo moderado de alcohol también ayuda a aumentar el nivel de omega-3, en estudios se encontró que quiénes bebían moderadamente vino tinto, tenía más omega-3 en sangre, independientemente del consumo de pescados u otros alimentos que lo contienen.

 Además el vino cuenta con otras buenas cualidades para el organismo como ser remineralizante, bactericida, antialérgico y también diurético.

El vino es una bebida para adultos sanos, que no deben ingerir las mujeres en estado de embarazo ni lactando.

El vino es sano solo cuando es bebido con moderación, en exceso es malo. No hay que beberlo de prisa y nunca se debe ingerir en ayunas.

 Para quienes no gustan del licor, algunos expertos dicen que se puede obtener los beneficios del vino comiendo uvas.

(Resumen agencias).

email
Anterior

Jaguares ganó su primer juego en la Liga Águila

Siguiente

Poesía de un culé al Real Madrid