Columna LÍDEROtros

Colombia como Cabeza de serie

Por: Wilfrido Franco García.

Ser cabeza de serie del mundial por la benevolencia de la FIFA y la “sagrada” exigencia de la multinacional más grande de gaseosas del planeta, es una distinción. Sin duda alguna. Simboliza un “caché” para el egocentrismo y la vanidad de los hinchas, de los directivos o de los mismos jugadores. Se supone que al ser cabeza de serie, supuestamente es el equipo más fuerte del grupo y los demás equipos “sorteados”, serán rivales de menos quilates. Hasta ahí, todo bien.

Colombia está ahora en el parnaso, en medio de una locura mediática de sueños e ilusiones por ser cuarta de la clasificación FIFA y porque la mayoría se cree el “cuento” que en verdad somos los cuartos del planeta. Habrá que verlo y el mundial es la prueba fehaciente para discernir donde están los grandes y donde se ubican los pequeños. Aquellos cuadros que llegan a los mundiales a llenar cupos y como dice César Luis Menotti son simplemente participantes, porque en un mundial los equipos se dividen en candidatos, protagonistas y participantes.

En cuatro intervenciones mundialistas, Colombia simplemente ha sido un participante, normalito y sin estridencias. Tanto así, que aquí la gloria mundialista se reduce a dos empates, ni siquiera a triunfos. Uno en 1962 a cuatro goles con la Unión Soviética (hoy representativo de Rusia que nuevamente estará en los mundiales y esperamos que los árbitros no le metan la mano como siempre pasa) y un empate a un gol en 1990 ante el campeón de ese mundial, la Alemania de Franz Beckenbauer.

Ahora bien, nuestro asunto es ser cabeza de serie. La distinción, increíble por cierto y no tan merecida como se aparenta, terminará siendo una arma de doble filo para el seleccionado patrio. Esperen y verán. Ahora le acomodarán un grupo o unos rivales altamente competitivos y nada de raro tienen que sean una Holanda o una Italia o una Inglaterra por Europa, además de un Ghana por África y el más “fácil” de los rivales sería un Bosnia Herzegovina. Lindos quedaríamos nosotros por ser cabeza de serie, vanagloriándonos de esta distinción, sacando pecho por fanfarrones, pero teniendo que enfrentar un grupo ante Ghana, Holanda o Italia y Bosnia Herzegovina.

Porque es claro que en el sorteo a quien favorecerán será a Brasil, que tiene la obligación sí o sí de ganar el mundial. Un orbital hecho para que ellos puedan sacarse de encima la vergüenza que todavía les ronda del mundial del 50 con el recordado “Maracanazo” de los uruguayos. Creo en mi modesta opinión que era mejor estar en el segundo bombo y tener un grupo con una cabeza  Hoy todos miran por encima del hombro pues Colombia será cabeza de serie como Bélgica o Suiza; veremos luego del sorteo en diciembre que tanto nos beneficiará este “obsequio” y entonces cuando salten los durísimos rivales que nos endilgarán, dirán “que nosotros tenemos con qué”.

Soñar no cuesta nada. Pero por ahora recemos que en el repechaje europeo no clasifique Rumania, pues ya sabemos qué nos pasa cuando hemos tenido que enfrentarlos.

Contacto: wilfridof48@gmail.com

email
Anterior

Frase del día: Jamás darse por vencido

Siguiente

Guillermo Ramírez, bronce en karate de los World Combat Games