Columna LÍDEROtros

Colombia en Copa Sudamericana: del ahogado el sombrero

Columna Impublicable

Por Wilfrido Franco García.

Uno de cuatro, balance paupérrimo para los nuestros, entre 16 equipos clasificados a los octavos de final de la Copa Sudaméricana. El fútbol colombiano a nivel de clubes desde hace rato, (Once Caldas 2004 y presentaciones dignas de Cúcuta Deportivo, Santa Fe, Millonarios, entre otros), no ha trascendido a nivel internacional.

Hace rato se habían quedado Millonarios, ahora convertido en un fogón de leña y sin un norte claro, y Águilas Pereira que aterrizaron en la capital risaraldense con un técnico trabajador y buena gente, pero que nunca pudo ganar nada como Jorge Luis Bernal. Azules y aves, se fueron pronto de la competencia, en primera ronda. Y luego en la segunda fase, ante rivales de menor cuantía, los denominados “grandes” de Colombia como Deportivo Cali y Atlético Nacional se complicaron más de la cuenta ante rivales de escasa monta. El Peñarol uruguayo es un burdo recuerdo de sus glorias de antaño y el General Díaz, demostró en Luque (Paraguay), ser un equipo tan limitado que terminó eliminado en su casa por un rival con solo diez jugadores.

El Deportivo Cali mostró por enésima vez que su fútbol se fundamenta en individualidades y no en conjunto, que ha tenido una suerte suprema en el segundo semestre del año y que no tiene una carta de navegación que respalde sus formas. Así, cayó en su propia casa ante un equipo limitado, repleto de argucias y escaso de brillo como el añejo Peñarol. Parece ser que la ilimitada suerte que acompañaba al novel técnico Héctor Cárdenas, se está agotando y los cobros de cuenta empiezan a llegarle a un equipo que ya quedó apeado de Copa Colombia y Copa Sudamericana, además, en una semana también perdió el liderato de la Liga, esperando recuperarlo el pasado domingo ante el Medellín. Pero sus argumentos futbolísticos son pocos. Basta con detenernos y mirar que sus mejores hombres están hechos para la lucha y el coraje, y no para el fútbol y la estética: Juan David Cabezas, Andrés Pérez, Cristian Nasuti y el arquero Luis Alfonso Hurtado, son sus figuras. Eso lo dice todo o por lo menos, mucho.

Atlético Nacional, apretado en los camerinos por la dirigencia que pone el billete, tuvo que hacer un esfuerzo monumental en Luque (Paraguay) para eliminar a un pobre rival como lo demostró ser el General Díaz, que en Medellín aprovechó el amorcillamiento de estrellitas torero que tienen varios de sus jugadores, estilo Edwin Cardona que desperdicia todo su talento en broncas, anomalías y expulsiones estúpidas. No es ninguna hazaña, como lo quieren hacer ver muchos, ganarle a un equipo de barrio, sin hinchas y sin fundamentos como el paraguayo, cuando de antemano se sabía que la serie estaba servida en bandeja de plata para el cuadro verdolaga. Esperemos que ante el Vitoria brasileño y sin los corroscos lunáticos de Cardona, el llamado “Rey de Copas”, muestre credenciales y nos haga creer que del ahogado el sombrero, no solo fue un espejismo, sino ciertamente la realidad de ir por un título internacional que tanto necesita el fútbol colombiano para volver a creer en sus mal llamados clubes.

Contacto: wilfridof48@gmail.com

email
Anterior

Colombia presente en Campeonatos mundiales de patinaje artístico

Siguiente

Van cuatro clasificados a playoffs del baloncesto colombiano