Columna LÍDEROtros

Columna el Bonche de Memo

Listo, operado nuestro Falcao, se tomaron las decisiones y con la gran fe del mismo jugador y de toda una nación, se inicia un imposible médico, pero un posible milagro que entregará el resultado en junio 14, el día del primer juego de Colombia en el mundial, pero más allá de todo lo que se ha dicho quiero resaltar lo siguiente.

No comparto y rechazo de plano, la primera noticia que se generó en nuestro país después de la lesión del jugador y fue la amenaza de la que fue objeto el jugador que por una jugada normal lesionó a Falcao, no y no, no puede ser que hoy que se está negociando la paz en nuestro medio, salgamos con esa patanería, y donde hoy ese jugador esta tan golpeado como el mismo Falcao.

El mensaje del jugador después de conocer la gravedad de su lesión es de aprendizaje para todos, su fe, su dolor, pero también su esperanza y ganas de jugar su mundial, en sus palabras se nota y se refleja su sencillez y humildad, además dejándole a Dios la voluntad de lo que pueda pasar, ese es el nuevo prototipo del jugador colombiano, profesional, educado y con grandes valores, y eso me alegra sobremanera por el futuro de mi país.

La reacción del mundo futbolístico, las benditas redes sociales, los medios de comunicación, la fe de los colombianos, la opinión de las personalidades del fútbol y de otras profesiones, los mismos jugadores de Colombia y el mundo, muestran a las claras el sentimiento de solidaridad y de apoyo que produce Radamel Falcao García, su carisma no tiene ninguna duda y queda comprobado que cuando se actúa y se camina por el buen camino entrega buenos resultados, no escuchado ni leído una sola palabra en contra de Falcao, gracias a su profesionalismo y a su fe en Dios.

La realidad, la que debemos afrontar y poner los pies en la tierra, es que es una lesión seria y que solo un milagro lo podría tener en el mundial, pero pregunto, ¿hay necesidad de forzar a un jugador por un mundial y su futuro qué?. Si Falcao es Falcao, pero ya se debe buscar y apoyar sobremanera a quien lo relevará en su puesto y para adelante y no dañar un jugador de mucho futuro, vamos paso a paso con responsabilidad y optimismo y dejemos una buena imagen en el mundial, aunque no me corresponde, pero le envió un agradecimiento a todos y estoy seguro que esta fe de Colombia nos hace un país grande, ¡vamos FALCAO, vamos COLOMBIA!.

Por: Guillero Arturo Cárdenas – Periodista Deportivo Acord Valle
@elbonchedememo  – elbonchedememo@yahoo.com.

email
Anterior

En Bello, Llaneros venció a Rionegro

Siguiente

Bambuqueros volvió a caer en la Liga de las Américas