OtrosSalud

Cómo reconocer a un vampiro energético

¿Qué es lo que convierte a una persona en vampiro energético? ¿Egoísmo, inseguridad, falta de amor y atención, carencia afectiva, egocentrismo, ególatra, ambición, envidia, interés, posesión, autoritarismo, dominación, materialismo?

Para reconocerlos rápidamente: Siempre están cansados o cansadas, enfadados u ofendidos, se creen victimas y culpabilizan a los demás, sobre todo a personas cercanas que estiman, porque las cosas no salen como ellos o ellas quieren y se ofenden, siempre tienen una justificación para sentirse Ofendidos.

Describir a un vampiro-energético no es fácil, porque generalmente ellos se envuelven, se camuflan hábilmente entre nuestras emociones y como somos personas de “bien” no los rechazamos, dejándolos entrar en nuestra vida, ellos aprovechan sutilmente nuestra debilidad de ser personas de bien y de “amor” permitiéndoles entrar en nuestra vida, casa, familia, parientes, amigos y todo lo que nos rodea.

Los Vampiros Energéticos son personas que tienen la habilidad de agotar a distancia la energía en todas sus formas. Lo hacen para mejorar sus energías físicas y mentales como haría el alimento normal a los Vampiros corrientes. Un Vampiro Energético puede o no puede ser psíquico en el sentido habitual, pero en este caso esta terminología significa, la habilidad psíquica para agotar otra energía o fuerza vital. También significa que un individuo puede cansar el pensamiento, las emociones, la fuerza vital, la reserva mental y las fuerzas físicas de otra persona.

Cuantas veces nos ha sucedido que nos llaman por teléfono o llega en casa un pariente, un amigo o conocido, que sin preguntarnos como estamos comienza a contar sin parar todos los problemas y dificultades que está pasando, nosotros con toda nuestra paciencia y “Amor” los escuchamos atentamente sin interrumpir por un instante, porque si lo hacemos él dirá: “No te interesan mis problemas”. Así que en silencio y mirándolo a los ojos lo escucharemos hasta que él decida cuando parar. Después que terminó de contar todas las vicisitudes afrontadas, se levanta y dice muy serio: “Me tengo que ir, tengo un compromiso” Cuando se despide lo vemos radiante, alegre y lleno de energía para continuar adelante, nos despedimos y se va.

Es ahí que volteamos a vernos en el espejo de la entrada de nuestra casa y nos vemos cansados, tristes, desaliñados, preocupados, sin fuerzas. ¿Qué nos pasó, si hacía un momento atrás nos habíamos levantado felices, cantando y con mil cosas que debíamos hacer? Mi querido lector, hemos sido subyugados por un vampiro energético. Todos hemos conocido, conocemos o conoceremos a una persona como ésta, sea un hermano, esposo(a) amante, pariente, vecino o amigo. No importa el poco tiempo que pase con ellos, siempre se sentirá cansado y débil cuando ellos se vayan.

Los Vampiros Energéticos involuntarios a menudo no se dan cuenta de que ellos están extrayendo energía de los que les rodean. Se piensa que estas personas lo hacen a un nivel inconsciente. En muchos casos el Vampiro Energético involuntario está de algún modo, enfermo o tiene alguna clase de capacidad disminuida. Las energías que son extraídas de aquellos que le rodean puede ser un procedimiento automático de sus propios cuerpos astrales en un esfuerzo por conseguir la fuerza para conservar o generar un estado más saludable para su propio cuerpo físico.

Preste atención a los diferentes tipos de vampiros con sus eventuales “mordidas” que andan por ahí, infestando nuestras casas, empresas, escuelas, gobiernos y el mundo todo:

ILUMINADOS.- Este vampiro chupa a sus víctimas haciéndoles creer que él transmite y realiza “milagros” a través de su gran “iluminación”. Las víctimas hipnotizadas e incautas, donan sus riquezas o lo que pueden para recibir sus gracias.

MORALISTA. Chupa a sus víctimas sometiéndolas a rígidos controles de orden moral, imponiendo severas críticas y restricciones. Las victimas viven atemorizadas con la idea de ser objeto de su ira.

ALTRUISTA.– Se presenta como Gurú, maestro y salvador de almas. Dice a sus víctimas que no les cobrará nada por el servicio de “salvación” pero conforme avanza los va drenando poco a poco a través de “donaciones voluntarias” que al final se convierten en obligaciones. Mientras que el vampiro se hace cada vez más rico, sus víctimas se vuelven cada vez más pobres.

CONTROLADOR.- Es uno de los peores tipos de vampiros, porque se disfraza de bondad y a través de esta cualidad chupa hasta la última gota de sangre de sus víctimas. Casi siempre aparenta ofrecer y trabajar en el más alto interés de sus víctimas, las cuales se sienten terriblemente culpadas cuando comienzan a libertarse de los sofocantes controles del vampiro.

COBRADOR.- Cobra siempre, principalmente aquello que no le pertenece. Le gusta presentarse como el hacedor del mundo y cree que tiene derecho a todo, por supuesto sin nunca dar nada.

CHISMOSO.- Adora repartir chismes. Su lema es calumniar siempre por la espalda. A través de comentarios impiedosos, en general infundados y siempre está creando un clima favorable para chupar a sus víctimas.

MAL HUMORADO.- Escoge a sus víctimas repartiendo su mal humor. Su mayor fuente de energía es conseguir que alguien se ponga de mal humor al igual que él.

CONTESTADOR.- Cada palabra o gesto de este vampiro contiene una reclamación explícita o implícita. El se opone a todo, exige, reivindica, protesta sin parar. Más como sus reclamaciones tienen poco o ningún fundamento, raramente consigue defender o justificar sus protestos.

ADULADOR.- Masajea el ego de su víctima, cubriéndola de falsos elogios.

DESAMPARADO.- Hace todo para despertar la pena y conmiseración de sus víctimas. Se presenta como una pobre víctima, delante de la vida y del mundo.

FUNESTO.- Anuncia y anticipa todo tipo de desgracias. A través de previsiones siniestras y dramáticas profecías, tiende a infundir miedo y pánico en sus víctimas, hasta sacarles cualquier tipo de esperanza en el presente y futuro.

PEGAJOSO.- Invierte en la sensualidad y sexualidad de la víctima. Siempre está haciendo el juego de la seducción.

HABLADOR.- Habla por los codos y obliga a sus víctimas a oírlo horas y horas seguidas, de esa forma mantiene la atención, mientras se alimenta de la energía vital de sus oyentes.

HIPOCONDRÍACO.- Cada día aparece con una enfermedad nueva, es su manera de llamar la atención de sus víctimas, despertando en ellas preocupación, compasión y cuidados.

AUTORITARIO.- Usa todas prerrogativas de poder para subyugar a sus víctimas, haciendo que ellas se sientan en condición inferior y muy pequeñas delante de su gran omnipresencia.

ENVIDIOSO.- Sus víctimas son indefensas criaturas, porque el vampiro, y esto no se sabe porque, percibe a sus víctimas como seres indignos para poseer algún talento, propiedad o afecto que él desearía para sí mismo. Se trata de un espécimen capaz de las más horrendas crueldades con sus víctimas.

APROVECHADOR.- Se presenta como una persona bondadosa que quiere “ayudarlo” pero en realidad le está robando todas sus ideas para hacerlas suyas. Cuando menos lo piense él ya estudió absolutamente todo los detalles y usted verá sus ideas robadas, siendo parte de un negocio y de una campaña publicitaria.

Estoy de acuerdo en que es difícil confrontarse con un vampiro energético, sobre todo, cuando la víctima es una persona de bien y “ama” a los seres que por alguna razón se convirtieron en vampiros energéticos, sean parientes o amigos, pero si lo analizamos fríamente, veremos que no es imposible contra atacarlos, si tenemos dentro de nosotros los medios y armas para vencerlos.

Primeramente usted deberá estar muy “despierto” para saber a ciencia cierta que la persona que se encuentra frente a usted es realmente un “vampiro energético”. Tendrá que catalogarlo y clasificarlo en la especie a la que pertenece, si comprobó que definitivamente es un vampiro y sabe de qué especie es, entonces usted tendrá que usar todo su conocimiento, entendimiento y amor al respecto, para trazar una estrategia defensiva.

Medios y armas para defenderse de un vampiro energético.

Conocimiento.- ¿Qué es lo que convierte a una persona en vampiro energético? ¿Egoísmo, inseguridad, falta de amor y atención, carencia afectiva, egocentrismo, ambición, envidia, interés, posesión, autoritarismo, dominación?

Ningún vampiro energético puede entrar y subyugar a su víctima si ella no lo permite. El problema consiste en que la víctima le permite la entrada y al hacerlo en vez de ayudarlo, está apoyando la avidez del vampiro.

En realidad si lo vemos desde otro ángulo, la víctima tiene tantos problemas como el mismo vampiro, porque no tiene la capacidad de decir NO o no se atreve por “amor” o por algún sentimiento débil con respecto al vampiro. Entonces si la víctima tiene el conocimiento es ella que deberá poner un fin a esa situación, deberá revestirse de coraje y enfrentarse al vampiro con carácter, personalidad y fuerza interior.

Muchas veces confrontarnos a nosotros mismos o enfrentarnos con algún pariente, amigo o conocido hablando con verdad de causa y efecto es doloroso, porque acaba generalmente separándonos de esos seres que amamos, pero muchas veces es muy necesario para colocar ORDEN en la vida de ellos y de la nuestra. Si esto lo hacemos con AMOR, estoy segura que el maestro tiempo y la maestra vida nos ayudarán, porque todo lo que se hace con amor dará sus frutos en el debido momento de nuestras vidas.

Entendimiento – ¿Por qué esa persona a la que se ama o conocemos se ha convertido en un vampiro energético? Usted tendrá que analizar a su depredador y conocerlo mejor de lo que él mismo se conoce. Estudiándolo sabrá el por qué de su comportamiento.

Usted en pocas palabras se convertirá en un psicoanalista para entender los puntos altos y bajos de ese vampiro energético. Pregúntese por qué lo escogió como víctima, algo debe tener usted que lo atrajo para subyugarla constantemente… ¿Qué es? Analícese profundamente y de esa investigación usted sacará resultados sorprendentes. Todo tiene un por qué en el universo, nada se da por nada.

Si usted fue escogido es porque alguna debilidad, flaqueza, inseguridad, algún entendimiento equivocado, falta de carácter o personalidad, educación equivocada y más pueden ser los motivos por los cuales usted fue escogida como la víctima ideal. Trate de entenderlo, así usted podrá construir las armas necesarias y específicas para poderse defender.

Amor – Podemos amar a un Vampiro Energético? Cuando hablamos de “AMOR” nos referimos al verdadero amor, a aquel que se da y que se recibe recíprocamente.

Nos enseñaron que el “AMOR” era dar todo sin esperar recibir nada, entonces damos, damos, damos… hasta que nos encontramos totalmente extenuados sin saber que pasa ni que sucede. Primeramente para amar a los otros debemos amarnos a nosotros mismos y saber que así como ellos quieren ser amados, nosotros también queremos recibirlo de ellos.

Si las personas no se aman entonces si se convertirán en las víctimas perfectas para el vampiro energético, porque él lo sabe y aprovechará esa falta de amor para poder dominarla. La falta de amor que la persona tiene consigo mismo permitirá la entrada del vampiro energético, porque sus puertas de defensa psíquica y emocional, se encontrarán totalmente abiertas, dejándolo entrar y salir cuantas veces él quiera. Cuando dos personas se aman de verdad nunca se vampirizan, ellas realizan un trueque de amor, una da y la otra recibe recíprocamente.

Muchas veces debemos comprender que son las propias víctimas las que convirtieron a los seres que lo rodean en vampiros energéticos, porque no tuvieron la capacidad ni la fortaleza de colocar orden en la vida de ellos y de el mismo, permitieron con su debilidad y falta de entendimiento procrear personas egoístas, cómodas, interesadas, narcisistas, mezquinas, envidiosas, calculadoras, ávidas y voraces, en pocas palabras, ayudaron a crear monstruos llamados: Vampiros Energéticos, por pena, ignorancia, falta de conocimiento, pasión o por un “AMOR” mal comprendido y mal concebido.

Si usted lector conoce otros tipos de Vampiros Energéticos, o sabe otras formas de defenderse, por favor escríbanos para colocarlo en este artículo, así todos estaremos más protegidos y cuidadosos de no caer en sus sutiles garras.

Fuente: http://angelesamor.org/energia/cmo-reconocer-a-una-vampiro-energtico.html

 

email
Anterior

José Fernando Santa, nuevo técnico de Pereira

Siguiente

Carta de un niño deportista