OtrosSalud

Consecuencias de trabajar de noche

El organismo de los seres humanos está preparado para realizar actividad física y mental durante el día, con la luz solar, y descansar durante la noche… sin embargo, a muchas personas las obligaciones laborales, exigen  trabajar de noche.

Diferentes investigaciones han demostrado que trabajar (de forma permanente, o rotatoria) en turno de noche tiene consecuencias adversas sobre la salud, especialmente si se tiene este turno durante mucho tiempo.

Algunos estudios indican que las personas están más alerta y rinden más entre las ocho de la mañana y las seis de la tarde. Fuera de este horario, sobre todo si se sobrepasan las ocho horas de trabajo, es más fácil cometer errores y accidentes laborales.

La lista de problemas físicos y psicológicos que afectan a las personas con horario laboral nocturno prolongado abarca: fatiga crónica, envejecimiento prematuro, trastornos metabólicos, irritabilidad, ansiedad, depresión, nerviosismo, agresividad, estrés, y hasta mayor riesgo en el consumo de alcohol y tabaco.

El mayor problema es que sus efectos negativos no se manifiestan hasta pasados 5 o 10 años. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que un trabajador envejecerá prematuramente cinco años por cada 15 años que permanezca en horario de trabajo nocturno.

Otro de los principales efectos de descansar durante el día y trabajar durante las noches, se conoce como el ‘síndrome burnout’ o ‘estar quemado’, caracterizado por un agotamiento excesivo tanto físico como psicológico. El trabajador sufre dolores de cabeza, musculares y multiarticulares, reducción de su capacidad de concentración y memoria, sueño de mala calidad y malestar general.

Los horarios laborales nocturnos no sólo afectan a la cantidad y calidad del sueño, muchos tienden a sufrir de insomnio… e incluso dificultades para llevar una vida sexual satisfactoria, sino que también, trabajar de noche tiene repercusiones sobre la conducta alimentaria del individuo, quien apenas come durante el día y, cuando tiene hambre -en medio de su jornada laboral- come cualquier cosa.

Esos hábitos alimenticios inadecuados prolongados en el tiempo pueden ocasionar a la larga serios trastornos digestivos como úlceras, gastritis, ardores de estómago y sobrepeso, entre otros.

Finalmente, con respecto a lo psicológico, las estadísticas también indican que los problemas de esta índole son más frecuentes entre trabajadores de turno nocturno que entre el resto al parecer, por la dificultad que tienen estas personas para desarrollar su vida social y familiar de una manera normal. 

 

Fuentes: diariofemenino.com y webconsultas.com

email
Anterior

Los datos de la Copa Libertadores en los cuartos de final

Siguiente

Poesía Boxeo / Kid Chocolate