Columna LÍDEROpinionOtros

De copa en copa

Columna Impublicable.

Por Wilfrido Franco García.

No hay un equipo, claramente contundente y favorito para ganar la Champions de esta temporada. Los obligados son tres: el Bayern de Guardiola de partidos perezosos o pletóricos, el Real Madrid que sin James Rodríguez parece perder su brillo y el Barcelona del marketing y la publicidad, aunque no juegue mucho y se dedique a castigar equipitos de menor cuantía, donde Messi se siente rey y aniquila a sus anchas. Otra cosa es el argentino ante equipos de estirpe, ante los alemanes, o en Copas América o en los mundiales. El tipo se esconde como una cruel sabandija. Pero no le pongan al frente los eméritos Eibar, Rayo Vallecano, Real Sociedad o esas perlas que brillan en la dizque mejor liga del mundo, porque Messi hace tres, cuatro o cinco goles. Es feliz ante los miserables.

Bayern Múnich, Real Madrid y Barcelona son los tres equipos obligados a la victoria en la final de Berlín. Aparecen además, nuevos ricos como el París Saint Germain que tiene estructura y dinero; el anémico Atlético de Madrid que fue muchísimo menos que el Leverkusen, pero contó con la suerte bendita de los que pasan rondas por mera casualidad y el Juventus italiano, que de la mano de Carlos Tévez, parece renacer de sus propias cenizas y además tiene a la mano los cuartos de final, ante un entrometido equipo como lo es el Mónaco del principado. Oporto, invicto y todo, parece presa fácil para la armada de Guardiola. Crisis en la Liga Premier inglesa, que muchos consideran la mejor del mundo. Ningún equipo británico entre los 16 de Champions y UEFA Europa League. Fracaso absoluto y reflejo del caos que impera en una liga auspiciada en su mayoría, por dineros non santos.

Lamentablemente en la UEFA Europa League, se dio por “sorteo”, la final anticipada entre el Nápoles de Camilo Zúñiga y Duván Zapata, ante el Wolfsburgo alemán, equipo que ha mostrado el mejor fútbol de este certamen y arrasó con un Inter de Milán, totalmente desangelado. Dos equipos ucranianos: Dnipro y Dínamo de Kiev; uno ruso, el Zenith; uno belga, el Brujas de José Heriberto Izquierdo; el campeón actual, Sevilla de Carlos Bacca, que ante el Monchengladbach, vio el infierno y lo pasó a punta de ruegos y además, el Fiorentina italiano, se verán las caras en los cuartos. El ganador de la serie Nápoles – Wolfsburgo tendrá muchos créditos para la gran final, donde Sevilla amparado por los ángeles intentará repetir el título de la temporada anterior y equipos como Dínamo de Kiev, Fiorentina y Dnipro pueden sorprender.

Fatal, por decir lo menos, la salida de los nuestros en la Copa Libertadores. De local y ante dos coleros, revivieron los cadáveres. Santa Fe como anestesiado y sin rumbo claro, perdió ante un mediocre Atlético Mineiro que hizo dos remates al arco en todo el partido y se encontró la navidad anticipada con un solitario tanto del argentino Lucas Prato, al que algunas biblias del periodismo colombiano dieron como figura del cotejo, luego de tocar dos balones en los 78 minutos que actuó. Lo peor no fue la derrota del cardenal; lo peor fue revivir un equipo brasileño en esta instancia cuando todos sabemos los favoritismos de la CSF y además, perder ante un rival tan mediocre, fundamentado en las artimañas, el pegar y maniatar, y el quemar tiempo donde su arquero Víctor es un experto; aunque descaradamente su técnico Levir Culpi acotó: “Nuestro equipo tuvo espíritu copero”. La triquiñuela, debe ser a lo que se refirió el estratega brasileño. Luego, el Atlético Nacional tan dado a menospreciar porque se cree dueño de la liga local, se encontró de sopetón con un fantasma que lo venció 3-2 en su propia sede. Y revivieron otro muerto, el Barcelona. Además, con dos puntos menos que Estudiantes y Libertad, tendrá que ir a matar o morir en Mar del Plata. Quedó chilingueando brutalmente.

Finalmente, hay una Copa Colombia o Copa Águila, que se sigue menospreciando por equipos, jugadores, directivos, técnicos y ni se diga, por los hinchas. Pocos, muy pocos le comen cuento a este certamen que cada día se juega más en medio de las tinieblas.

wilfridof48@gmail.com

email
Anterior

Piratas, Búcaros y Guerreros, por el título de la Liga Directv de Baloncesto 2014-2

Siguiente

El Mundial 2022 en plena fiesta navideña