Columna LÍDEROpinionOtros

Decepcionante comienzo de Colombia en Copa Libertadores

Columna Impublicable.

Por: Wilfrido Franco García.

Por ahora, la cuestión pinta muy mal. Deportes Tolima es el único que ha ganado un partido de los siete cotejos que han enfrentado los tres representantes nuestros en la actual versión de la Copa Libertadores.

Pésimo comienzo de Millonarios con dos derrotas consecutivas, inesperada ante los Xolos de Tijuana y totalmente lógica ante el campeón mundial, Corinthians, que tampoco es que nos haya descrestado con su accionar frente a los embajadores. Dos acciones, dos goles, dos golpes y liquidó ante un rival azul anodino, entregado e inocente.

Mal, muy mal, esta versión actual de un Millonarios que por nombres, debe y tiene que jugar mucho mejor. Candelo bien lento como cuando desespera a sus parciales; Martínez el eterno y tosco lateral que pega más de lo que juega; Robayo a quien la ida a Estados Unidos le borró el chip de buen futbolista; Wason Rentería ni desbordando, ni rematando; Freddy Montero, muy promocionado, pero jugando a nada y Franco, la golondrina que no hace verano.

Hernán Torres con los mismos temores del escaso fútbol de su equipo y en el grupo más difícil, podría decirse “el de la muerte”, la tiene muy complicada para recuperarse con cruentas visitas a la altura de Oruro y a la casa de los Xolos. Sin embargo, creemos que los capitalinos tienen con qué revertir su pobre imagen. Por lo menos, maquillar la pésima situación del momento.

Santa Fe es otro cuento. Tiene la mejor nómina de la actualidad en el fútbol colombiano; corroborado por estar en los primeros lugares de la tabla de posiciones de la liga. Tiene con qué, su empate en Cuzco fue importante, mirando que ahora el sorprendente Real Garcilaso, es líder de la zona seis, por encima de los cardenales y pijaos. Falló de local frente al Tolima y dejó un sinsabor, no tanto por el resultado, como por su fútbol. Con tanto en la nevera, se murió de hambre. Dejar en el banco a estelares como Emanuel Molina, Gerardo Bedoya o Fernando Cárdenas, es un lujo que pocos se dan. El cardenal tiene tiempo para demostrar que puede hacer alarde de estas ostentaciones, tan lejanas en un fútbol todavía pobre, como el nuestro.

Tolima hizo la tarea ante el Cerro Porteño y frente al Santa Fe en Bogotá, pero la embarró con la triste e inesperada derrota ante el Real Garcilaso en Ibagué. Inmerecida e injusta, pero todos sabemos que el fútbol es un deporte que poco sabe de justicias y solamente se atiene a los resultados.

Tolima fue improductivo e incapaz ante un rival que sí bien sorprende por sus resultados, no es una lumbrera. Es un equipo normalito y con una suerte que traspasa lo normal. Así ganó en Asunción y así repitió en la capital del Tolima. Más suerte que fútbol; pero ahí va, primero del grupo. Tendrán que mejorar demasiado Millonarios, Santa Fe y Tolima, porque por ahora, son simples participantes de la Copa Libertadores y están reflejando que nuestro fútbol interno sigue siendo mediocre y limitado al plano local. Les quedan tiempo y partidos para mejorar. La suerte todavía no está echada.

P. D. Vuelvo y pregunto: ¿Cuándo será que las transmisiones de fútbol en Colombia, informan las alineaciones y no muestran pegotes de colores que ni se entienden, ni se ven, ni se leen? Supuestamente, hay que informar (no desinformar) al televidente.

 

wilfridof48@gmail.com

 

email
Anterior

Hoy recordamos a Jim Clark: el escocés volador

Siguiente

La renuncia de Benedicto y los medios de comunicación