Eventos EspecialesFarándulaOtros

Día de la Santa Cruz / Oración de la Santa Cruz

 

Celebramos cada 03 de mayo el día de la Santa Cruz.    Cuenta el historiador Eusebio de Cesarea que el emperador de Roma, Constantino el Grande, hijo de Santa Elena, era pagano pero respetaba a los cristianos. Y que teniendo que afrontar una terrible batalla, la cual se consideraba imposible de ganar por la magnitud del ejército enemigo…

 

En el año 311, la noche anterior a la batalla,  tuvo un sueño en el cual vio una cruz luminosa en los aires y oyó una voz que le decía: “Con este signo vencerás”.

Al empezar la batalla mandó colocar la cruz en varias banderas de los batallones y exclamó: “Confío en Cristo en quien cree mi madre Elena”. La victoria fue total, Constantino llegó a ser Emperador y decretó la libertad para los cristianos, que por tres siglos venían siendo muy perseguidos por los gobernantes paganos.

La historia dice que Santa Elena, la madre del emperador, pidió permiso a su hijo para ir a buscar en Jerusalén la cruz en la cual murió Nuestro Señor Jesucristo. Y que después de muchas y muy profundas excavaciones encontró tres cruces.

Como no sabían cómo distinguir la cruz de Jesús de las otras dos, llevaron una mujer agonizante. Al tocarla con la primera cruz, la enferma se agravó, al tocarla con la segunda, quedó igual. Pero al tocarla con la tercera cruz, la enferma recuperó instantáneamente la salud.

Entonces Santa Elena,  el obispo de Jerusalén, Macario, y miles de devotos llevaron la cruz en piadosa procesión por las calles de Jerusalén. Por esta razón la emperatriz Elena fue canonizada, y se le venera como Santa Elena de la Cruz. Ella murió rogando a todos los que creen en Cristo que celebraran la conmemoración del día en que fue encontrada la Cruz, un tres de mayo.

La celebración se realiza frente a una cruz rezando el rosario y repitiendo oraciones como:

“Vete de aquí Satanás
que parte de mí no tendrás,
Porque el Día de la Cruz,
dije mil veces Jesús, Jesús, Jesús…”

Oración de la santa cruz

Se dice que la siguiente oración fue encontrada en el año 1.503 sobre el sepulcro de nuestro señor Jesucristo y enviado por el Papa al emperador Carlos cuando partió en guerra a combatir a los enemigos enviados a San Miguel de Francia.

La Iglesia dice que quien lea esta oración, quien la oiga leer o la lleve sobre sí, no morirá súbitamente, no se ahogará, no se quemará, ningún veneno podrá envenenarlo, no caerá en manos de sus enemigos y no será vencido en batalla.

Quien lleve esta oración sobre sí será preservado del mal de epilepsia y cuando en la calle usted vea una persona atacada de este mal coloque esta oración sobre su lado derecho, ésta se levantará gozosamente.

Quien escriba esta oración para sí o para otro, yo lo bendeciré, dice el Señor y aquel que se burle o la desprecie hará penitencia.

Cuando esta oración está depositada en el hogar, éste será preservado de todo mal, y quien lea diariamente esta oración, será preservado de todo peligro.

Oración de la santa cruz

Dios todo poderoso que habéis sufrido la muerte sobre el árbol de la cruz, por nuestros pecados, acompañadme, Santa Cruz de Jesucristo, tened piedad de mí.

Santa Cruz de Jesucristo, rechazad de mi toda arma cortante y de fuego.
Santa Cruz de Jesucristo, derramad sobre mi todo bien.
Santa Cruz de Jesucristo, descartad de mi todo mal.
Santa Cruz de Jesucristo, haced que alumbre el camino de la salud.
Santa Cruz de Jesucristo, rechazad de mi todo atentado de muerte.
Santa Cruz de Jesucristo, presérvame de accidentes corporales y temporales.
que yo adore la Santa Cruz de Jesucristo por siempre;

Jesús de Nazaret crucificado, tened piedad de mí.

Haced que el Espíritu maligno y nocivo, se aparte de mí, por los siglos de los siglos.
Amén.

email
Anterior

J.M. Jiménez en la válida de la Rotax Max en Tocancipá

Siguiente

“Chevy” Rodríguez en la Rotax Max Colombia este fin de semana en Tocancipá