FarándulaOtros

Día de la Virgen del Carmen, patrona de los conductores

 

La Virgen del Carmen o Nuestra Señora de Monte Carmelo, es una de las diversas advocaciones de la virgen María cuya festividad se celebra el 16 de julio.   La celebración data del 16 de julio de 1251 cuando se le apareció al carmelita San Simón Stock mientras oraba en el monasterio de Cambridge, a quien le entregó el escapulario que caracteriza a esta virgen, con la promesa de que quien muera usando el escapulario no sufrirá el fuego eterno,  creencia que ha sido respaldada por diferentes Pontífices. Incluso el Papa Pio XII escribió en 1950 que la devoción del escapulario del Carmen ha hecho descender sobre el mundo una copiosa lluvia de gracias espirituales y temporales.

 

El escapulario es un objeto religioso que la Iglesia ha aprobado como signo que nos ayuda a vivir santamente y a aumentar nuestra devoción. San Alfonso Ligorio, doctor de la Iglesia dijo que: “Nuestra Señora Madre María está satisfecha cuando sus servidores usan su escapulario como prueba de que se han dedicado a su servicio, y son miembros de la familia de la Madre de Dios.

Al usar el escapulario constantemente hacemos silenciosa petición de asistencia continua a la Santísima Madre. Este escapulario tiene 3 significados:

1) El amor y la protección maternal de María, que siempre trata de cobijar a sus hijos.

2) La Pertenencia a María: Llevamos una marca que nos distingue como sus hijos escogidos. El escapulario se convierte en el símbolo de nuestra consagración a la virgen. Pertenecer a María es reconocer su misión maternal sobre nosotros y entregarnos a ella para dejarnos guiar, enseñar, moldear por Ella y en su corazón. Así podremos ser usados por Ella para la extensión del Reino de su Hijo.

Y 3) El suave yugo de Cristo: El escapulario simboliza ese yugo que Jesús nos invita a cargar pero que María nos ayuda a llevar. Quién lleva el escapulario debe identificarse como católico sin temor a los rechazos y dificultades que ese yugo le traiga.

La iglesia dice que los escapularios gastados, si han sido bendecidos no se deben echar a la basura. Se pueden quemar o enterrar como signo de respeto.

 

La devoción hacia la Virgen del Carmen se practica en muchos países de Europa y América. Ella fue la patrona del Ejército de los Andes, que liderado por el general José de San Martín, gestó la independencia de Argentina, Chile y Perú. En España, es patrona del mar y de la armada, Es considerada Reina y Patrona de Chile, de sus Fuerzas Armadas y carabineros, en Perú es la “Patrona del Criollismo”; en Bolivia es la patrona de la Nación y de sus Fuerzas Armadas, en  Venezuela es la patrona del Ejército.

En Colombia es patrona de los transportadores y conductores quienes la adoptaron como su patrona por la protección e intercesión que se le atribuye a la Virgen del Carmen en situaciones de peligro. Por eso es común ver en las carreteras colombianas santuarios levantados en honor a esta Virgen con decenas de velas alrededor, puestas por los conductores que pasan por el lugar y se detienen a orarle. Igualmente, los conductores mandan bendecir escapularios e imágenes los cuales cuelgan y pegan en sus vehículos a manera de escudo protector.

CAJASAI saluda a los conductores de Colombia en su día
email
Anterior

Resultados del Gran Premio Nacional deTractomulas

Siguiente

Siguen confirmando figuras del atletismo mundial para la Media Maratón de Bogotá