CiclismoOtros

Duber Quintero sigue al mando del Tour de Langkawi

La etapa, de 132 km, llevó a los corredores de Sungai Petani a Taiping, caracterizándose por un final muy caótico dadas las muchas caídas que se produjeron en los últimos 1.500 metros de carrera.

El holandés Theo Bos (Belkin) ganó por delante de su compañero de equipo Graeme Brown y de Marco Haller (Katusha), en un esprín minoritario  a consecuencia de varias caídas, que, por suerte, no implicaron a ningún atleta de la formación dirigida por Valerio Tebaldi.

Los ciclistas colombianos estaban bien posicionados para lanzar el esprint de Leonardo Duque, pero se han visto obstaculizados por la caída de cerca de 20 corredores habida a 1.200 metros de meta, en un pasaje traicionero por el interior de un parque de la ciudad.

“Los últimos kilómetros fueron muy peligrosos – comentó tras la carrera el director deportivo Valerio Tebaldi –, sobre la ruta había muchas hojas caídas, y en los agitados momentos que preceden al esprín, hace falta muy poco para crear situaciones de peligro”.

En otro día de calor (con los termómetros por encima de los 40º centígrados), la escapada inicial formada por Ibrahim, Isgandarov, Asadov, Ho, Khalili y Jiang fue controlada por los ciclistas, que a tan sólo 40 km del final optaron por ceder el testigo a los equipos de velocistas, decididos a no dejar pasar la oportunidad que les presentaba la etapa de este jueves .

El final de etapa ofreció unos momentos de gran agitación (tras cruzar la línea de meta varios atletas fueron llevados en ambulancia para someterles a exámenes médicos), pero el Team Colombia puede respirar con un suspiro de alivio y celebrar un día más el maillot amarillo que porta Duber Quintero.

“El día después de mi primera victoria como profesional fue especial. Estoy muy feliz por mí, por mi equipo, y por todos los que me quieren bien“, dijo el maillot amarillo, Duber Quintero. “La primera persona  a la que llamé ayer fue mi madre, que siempre nos sigue en internet y, por lo tanto, ya lo sabía todo. Pero por eso la llamada no fue menos emocionante“.

“La carrera de hoy fue como queríamos: se hizo una escapada y, luego, los equipos de los velocistas se hicieron cargo de la persecución, ya en la última parte del recorrido, lo que nos permitió ahorrar energías, y especialmente en un día tan caluroso. Doy las gracias a todos mis compañeros por haberme permitido vivir un día más vistiendo el maillot amarillo, y esperamos que sigan otros más. Nosotros sabemos que la de este domingo será una etapa muy difícil, pero estamos decididos a no dejar escapar la presa”.

Este sábado se disputará la tercera etapa de la prueba malaya, que llevará los corredores de Kampar a Kuala Lumpur (166 km), en una jornada  favorable a los velocistas en la que los colombianos deberán mantener los ojos abiertos para seguir defendiendo el símbolo de su supremacía.

Foto: (Bettini Photo).

email
Anterior

Argentina, con 26 jugadores para amistoso ante Rumania

Siguiente

Programación fecha 9 de la Liga Postobón