OtrosSalud

Los Ejerjuegos

Gracias a las innovaciones tecnológicas aplicadas tanto a la industria de los juegos electrónicos como al acondicionamiento físico, se han puesto muy de moda últimamente  los llamados ejerjuegos, es decir, los juegos de video que requieren actividad física.

 Son juegos virtuales activos que pueden ayudar a las personas sedentarias a hacerse más activas, aunque no sean igual de efectivos como una actividad real. Y si bien no son una cura total para la falta de ejercicio, los investigadores sostienen que el movimiento entre ligero a moderado que proveen, podrían animar a las personas inactivas a seguir “en acción” después de apagar el videojuego.

 De acuerdo con un informe del Consejo Estadounidense sobre Ejercicio, los ejerjuegos cada vez más se convierten en una tendencias de acondicionamiento físico.

Un estudio realizado por la Asociación Estadounidense de Cardiología reveló que 61% de las mujeres prefieren este tipo de juegos porque pueden mantenerse activas sin salir de casa y porque ahorran tiempo. El mismo estudio demostró que 58% de las personas que practican ejerjuegos se han sentido motivadas para realizar actividades físicas reales como caminar, correr o jugar tenis.

Además, el 82% de las personas que usan videojuegos activos para ponerse en forma, lo hacen con sus familiares o amigos. Aunque los ejerjuegos no bastan para sustituir el entrenamiento formal, son un excelente medio para estar activos y compartir el tiempo con los demás.

Estos ejerjuegos se están utilizando con mayor frecuencia en los hogares, las salas de entrenamiento atlético, clínicas de medicina deportiva o de rehabilitación y en  centros de la tercera edad como una manera divertida de motivar a las personas mejorar su acondicionamiento, o simplemente disfrutar de actividades físicas, e incluso en Estados Unidos en las escuelas como una manera de ayudar a combatir la obesidad infantil.

(Agencias.)

Anterior

Millonarios empató y Envigado de nuevo líder en la Liga Águila

Siguiente

Libro / Santa Fe, la octava maravilla