Columna LÍDEROtros

El colero le gana al puntero

Columna Impublicable

Por Wilfrido Franco García

 

Esto sucede en el fútbol colombiano y no es nada extraño. Que nadie se llame a engaño: aquí en el balompié nuestro puede suceder cualquier cosa. Equidad un cuadro con doce partidos sin victorias, con nueve derrotas en esos doce cotejos, sin carta de navegación, en las ruinas que dejó el buen matemático y mediocre técnico Néstor Otero, sin jugadores importantes a la hora de desequilibrar y hecho añicos, fue capaz de vencer por 2-0 al que era el rimbombante líder de la liga nuestra: el Once Caldas. El mismo equipo de un notable trabajo por parte del técnico tolimense Flavio Torres, el que tiene al jugador revelación y goleador de la liga, Johan Arango, aquel que tiene solidez defensiva y una estructura de juego que cualquiera envidiaría. El mismo equipo que cuenta con José Fernando Cuadrado, una de las alternativas válidas para ser alternante del arco de la selección, junto a Ospina y Vargas.

Ese equipo poderoso fue a Bogotá, hizo un ridículo de marca mayor y siendo líder, fue superando abrumadoramente por el colero de la tabla, con goles de Lionard Pajoy y Jhon Jairo Valencia. Mirándolo detenidamente, no hubo diferencias entre el colero y el líder. Y sí las hubo, fue el colero el que se impuso con categoría y fútbol al primero de la tabla. Lo evidenció el marcador. Ese es nuestro fútbol colombiano, donde todo puede suceder como lo refleja de cabo a rabo, este resultado. El equipo de empresa y de barrio capitalino, sin estructura y sin manejo técnico, le dio una soberbia lección al dizque rimbombante líder de la liga. Para no ir más lejos, el Atlético Huila de la mano del laborioso Fernando “El Pecoso” Castro, goleó 5-1 y sin misericordia en Ibagué, al Deportes Tolima. El elenco opita nunca había marcado cinco goles como visitante y los anotó en el clásico número 86 entre los equipos del Tolima Grande. De la mano de Juan Fernando Caicedo y el argentino Hernán Ignacio Hechalar, el onceno de Neiva arrasó con la estantería tolimense. No se aterren, aquí todo puede suceder. Hasta el colero le gana al puntero, y con paseo de olla, incluido. 

wilfridof48@gmail.com

 

email
Anterior

Bogotá, subcampeón del nacional femenino infantil de fútbol

Siguiente

Poesía / Jaque Mate