OtrosSalud

El colesterol malo

El colesterol no circula por el cuerpo solo. Se tiene que combinar con proteínas para poderse desplazar por el torrente sanguíneo hasta las partes del cuerpo donde es necesario. La combinación de colesterol y proteínas se denomina lipoproteínas.

Hay dos tipos de colesterol sobre los que ha oído hablar la mayoría de gente: las lipoproteínas de baja densidad (LDL -del inglés low-density lipoprotein); y las lipoproteínas de alta densidad (HDL -del inglés high-density lipoprotein).

Las lipoproteínas de baja densidad, o “colesterol malo”, son las principales transportadoras del colesterol. Si hay demasiado colesterol LDL en el torrente sanguíneo, se puede acumular en las paredes de las arterias que desembocan en el corazón y en el cerebro. Esta acumulación forma lo que se conoce como “placa” —una sustancia espesa y dura que puede hacer que las arterias se vuelvan más rígidas, se estrechen y/o se obstruyan. Arteriosclerosis es el nombre que recibe la afección consistente en el endurecimiento de las arterias. Si se forma un coágulo de sangre que obstruye una arteria cuya luz se había estrechado debido a la acumulación de colesterol, se puede producir un ataque de corazón o una apoplejía, también denominada “infartu cerebral”.

La arteriosclerosis también puede reducir el riego sanguíneo en otros órganos vitales como los intestinos y los riñones.

Las lipoproteínas de alta densidad son el “colesterol bueno” porque arrastran el colesterol que hay en las arterias hasta el hígado, donde se procesa y se elimina del cuerpo. También puede ayudar a eliminar el colesterol de las placas ya formadas.

La concentración elevada de colesterol LDL en sangre aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y cerebrales. Pero la concentración elevada de colesterol HDL en sangre ayuda a proteger el sistema circulatorio.

Hay tres factores que contribuyen a que la concentración de colesterol en sangre sea alta:

la dieta: una dieta rica en grasas, sobre todo saturadas y trans.
la herencia: tener uno o dos progenitores con colesterol alto.
la obesidad: relacionada tanto con la dieta como con la falta de ejercicio físico.

Fuente texasheartinstitute.org

email
Anterior

El San Carlos, a la vanguardia de la Unión de Colegios Internacionales

Siguiente

Carta de un entrenador a su atleta