Bellos y BellasOtros

Entrevista a Laura Arciniegas, una adolescente enamorada del tenis.

Por Pablo de Narváez.

Tiene la competencia en la sangre, no da una pelota por perdida. No en vano admira profundamente a Rafael Nadal, no solo por su manera de jugar sino por su caballerosidad. Es Laura Arciniegas, nacida el 29 de agosto de de 1997 en Bogotá, a quien le encantan los deportes pero a los 10 años el tenis la enamoró.

Es una de las tenistas juveniles colombianas más destacadas de la actualidad, y además cuenta con un gran potencial, eso que posee en su interior y que está trabajando para descubrir y explotar.

Laura, tiene hambre de crecer y seguir aprendiendo. Su capacidad autocrítica y su actitud de vida, son un ejemplo adolescente de enorme valor.

 

¿Qué significan los Torneos Futuros que han empezado a jugarse en Colombia y cómo hacer para crecer en esa etapa más de las derrotas que de las victorias?
Son muy importantes y se ve que estamos avanzando. Hay que darla toda y defender nuestra localidad. Creo que en el tenis son más veces las que uno pierde que las que gana, y sencillamente si perdimos, bueno, pues evaluar y seguir adelante, entrenar con más disciplina y creer en uno mismo.

Usted está en la búsqueda de adquirir experiencia, y por qué no, de obtener sus primeros puntos WTA. El manejo de la puntuación para figurar en el escalafón profesional en los Futuros entre hombres y mujeres es desigual. ¿Usted qué opina?
Para mí sería emocionante aparecer en el ranking WTA pero toca seguir e ir por más. Y pienso que sí hay una desigualdad entre hombres y mujeres, no solo en Futuros sino en todos los torneos. Siempre hay más para ellos, pero se está viendo ese cambio aquí en Colombia. Los encargados del tenis femenino están haciendo un buen trabajo, porque el año pasado solo hubo dos para mujeres y este año hay cuatro, entonces se están haciendo cosas importantes.

 

¿Practicó otros deportes?
Sí, jugué fútbol cuando pequeña, pero lo dejé porque a mi mamá no le gustaba que jugara ya que llegaba con las piernas moradas a mi casa, pero en sí practicaba todos los deportes. Los fines de semana íbamos a jugar básquet, vóley, íbamos a la piscina. La verdad me gustan todos los deportes, pero el tenis es mi vida.

¿Cómo se encaminó al tenis competitivo?
Comencé a los 10 años en Compensar. Jugaba los sábados y domingos en recreativo, así duré más o menos un año, y me subían de nivel hasta llegar al más alto. Un día mi profesor (Roberto Alvarado), me dijo que empezara a entrenar en la Liga de Tenis de Bogotá porque me veía futuro. Entonces fui y empecé todos los días de 4 a 6 de la tarde, participaba en torneos y así fui ascendiendo hasta que jugué mi primer Torneo Élite (así se llamaban en ese tiempo). Allí me encontré con mi profesor, y me dijo que fuera a Compensar a hacer una evaluación a ver si me recibían. Ahí comencé a jugar mejores torneos hasta tener un mejor ranking.

¿Qué la atrapó del tenis?
Para mí el tenis es vida, es lo que hago todos los días y lo que amo hacer. El tenis es diversión, disciplina, entrega, amor, pasión. Lo que más me atrapó de este deporte es que uno aprende a ser independiente, a tomar sus propias decisiones, a tener carácter, a ser decidido y ambicioso, a ir por más, a estar dispuesto a mejorar cada día, a aceptar los errores, que si me caí diez veces, pues diez veces me levanto y sigo adelante. El tenis es lo mejor que me ha pasado en la vida.

¿Cuál es su objetivo en el tenis?
Más que ser una buena deportista es formarme como persona y aprender de este, para la vida. Y con el tenis, ser profesional y de ahí en adelante ganarme Grand Slams, ser top 10 y seguir disfrutando.

¿Qué es lo más difícil de ser tenista a su edad?
Trabajar la cabeza, tomar tus propias decisiones, porque tú eres el único responsable de ellas. Hay que saber qué se hace para tomar cualquier decisión. Y un tenista, teniendo en cuenta también el cambio de emociones, toma muchas decisiones en un partido.  

¿Cómo es un día de entrenamiento normal suyo, considera que la parte mental y física es fundamental?
Entreno de 8 de la mañana a 12 del día y de 2 a 4 de la tarde. La parte física la entreno una hora y media, la considero importante porque es la que nos da resistencia, velocidad, fuerza, potencia, todo lo que se necesita en cualquier deporte. Al igual que la mentalidad. El físico y la mente son más importantes que los golpes. Los golpes cualquiera los tiene, pero hay que tener físico para aguantar cuatro horas jugando en una cancha, hay que tener velocidad para alcanzar un drop. Son muchas cosas y la mentalidad es la más importante de todas, porque gracias a ella podemos tomar mejores decisiones en competencia.

¿Qué puntos a mejorar advierte y cuáles a rescata del tenis colombiano?
Positivos, que Colombia tiene muy buen nivel de tenis, pero lo que digo, no solo con golpes se hace un tenista. Decimos, “no, pero cómo juegan los europeos”, “uff, no, juegan mucho”. Y sí, juegan bien, pero nos falta creer en nosotros mismos, fortalecer nuestra mentalidad, prepararnos mejor antes de ir a los Sudamericanos y a los Mundiales, concentrarnos en equipo semanas antes. En nuestro deporte nos hace falta darnos cuenta de que un entrenamiento completo se compone de la técnica, la táctica y lo psicológico. Imagínate si lo vieran en la Federación y cada equipo que representara a Colombia contara con apoyo psicológico. ¡Sería genial!

¿Qué crees que le falta al tenis femenino para tener aún más jugadoras en un buen nivel internacional?
Más niñas. A diferencia de los hombres que son como 400 por categoría, las mujeres son 200. Aparte pienso que falta más garra, más entrega, sentir más lo que hacemos. Por ejemplo, cuando estamos en torneos por equipos como Interligas, Sudamericanos, Mundiales, sudar la camiseta y saber que estamos compitiendo por un país.

¿Qué planes tiene para 2014 y donde piensa jugar?
Seguir jugando Torneos ITF, Futuros y profesionales, los que habrá en Colombia obviamente y en otros países que aún no hemos definido con mi equipo.

¿A qué se aferra cuando compite?
A dar lo mejor de mí, a dejar hasta la última gota.

 ¿Un golpe?
Derecha.

¿Una ciudad?
París.

¿El valor que más rescata inculcado en su casa?
Respeto y honestidad, los más importantes.

¿Qué la indigna?
La trampa y que no te respeten.

¿Un sueño?
Ser la mejor del mundo.

¿Qué le genera adrenalina?
Competir .

 ¿El principal rasgo de su carácter?
Ser fuerte y la pasión.

¿Un referente en la vida?
Mis papas, mis entrenadores y Rafa Nadal.

¿Su lema de vida?
Nunca pierde el que lucha hasta el final.

 

 (Prensa Fedecoltenis)

email
Anterior

Reflexión del día: Pasado, Presente y Futuro

Siguiente

Camilo Villegas, en Malasia juega el CIMB Classic