OtrosSalud

Estar satisfecho en la vida reduce el riesgo cardiovascular

 

En un estudio publicado en la revista oficial de la European Society of Cardiology se evidencia que la satisfacción con las diferentes áreas de la vida de la persona constituye un importante factor de protección para la aparición de enfermedades cardiovasculares.

A este respecto, este trabajo se realizó con el objetivo concreto de esclarecer la relación entre las emociones positivas y las alteraciones cardíacas. Si bien se ha constatado que el estrés y las emociones negativas (depresión, ansiedad e ira) constituyen variables de riesgo cardiovascular (RCV), el estatus de las emociones positivas en la salud cardiovascular no está del todo claro.


Para ello, se contó con la participación de casi ocho mil funcionarios ingleses sanos, que tuvieron que completar un cuestionario que evaluaba el grado de satisfacción que tenían respecto a diferentes áreas vitales (relaciones amorosas, actividades de ocio, nivel de vida, trabajo, familia, sexo y satisfacción con uno mismo). Así mismo, a lo largo de cinco años, se comprobaba también su estado de salud respecto a los problemas cardiovasculares y los factores clásicos de riesgo (antecedentes familiares, sobrepeso y obesidad, estilo de vida, etc.) 

Los resultados mostraron una relación directa entre satisfacción con el trabajo, con la actividad sexual y con uno mismo y la salud cardiovascular; confirmándose como un factor de protección, puesto que reducía a largo plazo la probabilidad de aparición de problemas cardíacos o de o de muerte cardiovascular en un 13%.

Esta investigación forma parte del Estudio Whitehall II, de carácter longitudinal que, desde los años 80, se viene realizando en Reino Unido con el objetivo de esclarecer cuáles son tanto los factores de riesgo cardiovascular como los de protección, así como de cuantificar la magnitud de la contribución de cada uno de ellos.

Los autores concluyen que, dado que la satisfacción vital promueve la salud cardiovascular, es importante que se desarrollen intervenciones eficaces con el objetivo de potenciar las emociones y los estados psicológicos positivos, además del de reducir el estrés y las emociones negativas, porque probablemente tengan un efecto beneficioso en la salud cardiovascular de las personas, especialmente de aquellas que presentan un elevado riesgo.

Fuente: infocop.es

email
Anterior

San Andrés, Providencia y Santa Catalina se lucieron con los Primeros Juegos Deportivos Nacionales de Mar y Playa

Siguiente

Expreso Rojo y Fortaleza empataron en Facatativá